Despliega el menú
Ocio y Cultura

MÚSICA

Pirineos Sur se despide con un 25% más de asistentes que en 2010

Por los conciertos de pago de Lanuza pasaron unas 20.000 personas. El festival supera así las cifras de 2010 y 2009.

Pirineos Sur se despide con un 25% más de asistentes que en 2010
Pirineos Sur se despide con un 25% más de asistentes que en 2010

Todo un éxito. Es la valoración que los responsables de Pirineos Sur hicieron ayer sobre la asistencia y organización de la edición que se despide hoy. Lourdes Arruebo, diputada de la Diputación Provincial de Huesca, señaló que se ha registrado un incremento de un 25% en el número de espectadores de los espectáculos de pago, «una cifra que nos hace sentirnos muy satisfechos». En términos absolutos, por los conciertos de Lanuza pasaron más de 20.000 espectadores, que sumados a los 40.000 que acudieron a las actividades paralelas organizadas en Sallent de Gállego, elevan la cifra total a unos 60.000 espectadores. Arruebo recordó que buena parte del impacto económico que genera este turismo «revierte en el valle y ayuda a dinamizar el territorio». Luis Calvo, Director de Pirineos Sur, se mostró satisfecho «por recuperar el público perdido el pasado año e incluso incrementarlo con respecto a la edición de 2009».

Unas horas antes de su actuación, los componentes de Ojos de Brujo Marina y Maxwell destacaron su estrecha relación con Pirineos Sur. Maxwel recordó que «la primera vez que actuamos yo tenía 21 años y me quedé pasmado con el paisaje y el escenario que flotaba en el agua». Con cierto tono de nostalgia, el percusionista de Ojos de Brujo rememoró algunos de los momentos vividos en el festival oscense, «como cuando, empujados por el delirio del momento, acabamos un concierto bañándonos en las aguas del pantano».

Marina Abad, cantante y principal referente de la banda, aseguró que después de una larga trayectoria desarrollada por toda Europa «puedo decir que Pirineos Sur es uno de los festivales de mayor nivel tanto en programación como en organización. Además tiene algo que no tiene ningún otro, que es este escenario tan maravilloso». Marina, que tiene vínculos familiares con Aragón, reconoció que cada vez que actúa en el festival oscense siente «algo especial, como una responsabilidad, porque vuelvo a encontrarme con unos paisajes que forman parte de mi infancia».

Aunque señaló que no descarta en el futuro un regreso, tanto Marina como Maxwel apuntaron que ya trabajan en nuevos proyectos musicales y artísticos. La cantante de Ojos de Brujo está inmersa en la recuperación de un texto que escribió el poeta García Lorca para ser musicalizado por Manuel de Falla.

Etiquetas