Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

PATRIMONIO

La DGA cierra hoy la Escuela Taller de Restauración y el Laboratorio de Análisis

Las instalaciones, en las que se han invertido más de dos millones de euros, han servido para recuperar en los últimos años importantes muestras del patrimonio aragonés.

Vista parcial de la nave donde trabaja la Escuela Taller, con el mural de Ciria para el Teatro Fleta en proceso de restauración .
La DGA cierra hoy la Escuela Taller de Restauración y el Laboratorio de Análisis
HERALDO

La Escuela Taller de Restauración de Aragón y el Laboratorio de Análisis e Investigación de Bienes Culturales son ya historia. La DGA, de quien dependen, echa el cierre hoy, sin que parezca claro el futuro ni de los profesionales que trabajan allí ni del valioso y delicado equipo con el que desarrollan su labor. Fuentes del Gobierno autónomo quitaban ayer hierro al asunto afirmando que «no existe ese cierre. Lo que ocurre es que la escuela taller, que tiene una duración de dos años, concluye. Se convocará una nueva edición para el próximo curso». El caso es que hasta ahora las sucesivas convocatorias de escuela taller prácticamente se encadenaban y el laboratorio seguía funcionando sin solución de continuidad. «Este año no se encadenan», concluían en la DGA, por lo que se puede dar por hecho que hasta otoño, y solo si el nuevo Gobierno cree en el proyecto, no se retomarán los trabajos.

Los profesionales que trabajan en la gran nave que la escuela y el laboratorio tienen en el polígono Plaza ya hace tiempo que intuían que el cierre estaba cerca. Algunas fuentes señalan que desde hace algunas semanas no se pagan las facturas con la celeridad de siempre -sí, y puntualmente, el sueldo de quienes trabajan allí-, y algún aparato que se ha estropeado no se ha llevado a reparar. Hace un par de semanas, además, se recibió aviso en el laboratorio de no tomar ningún encargo nuevo. Así que el cierre estaba cantado. En la nave y su adecuación se invirtieron 1,7 millones de euros, y en los equipos con los que se dotó otros 900.000.

En la tercera edición de la escuela taller estaban trabajando diez alumnos licenciados en Bellas Artes, y otros dos analistas de laboratorio de patrimonio cultural. En los dos últimos años se han ocupado de la restauración del mural que Javier Ciria realizó para el Teatro Fleta, además de diversas obras de arte de la colección del Gobierno autónomo. En el laboratorio, vinculado a la escuela taller, trabajaban siete personas.

Curiosamente, hace tan solo cuatro meses la consejera de Educación, Cultura y Deporte, María Victoria Broto, y el presidente de la Diputación Provincial de Zaragoza (DPZ), Javier Lambán, firmaron un convenio de colaboración para la realización de análisis en el laboratorio. De esta forma, la DPZ, para su programa de restauraciones, podía pedir análisis al laboratorio, que entonces era definido por Broto como dueño de «unas instalaciones excelentes y de primera calidad, que permiten que las labores de restauración de bienes culturales se hagan con los métodos que tenemos en el siglo XXI».

Muchas otras instituciones -Tarazona Monumental, Fundación Uncastillo, comarca de Daroca, Escuela de Restauración de Huesca y Dinópolis, entre otras-, tenían también acuerdos de colaboración para que se realizaran allí los análisis y estudios que se requerían en sus respectivos proyectos. Esos análisis, que hasta ahora se efectuaban gratuitamente en la escuela taller, ahora deberán encargarse a otros profesionales.

El laboratorio gozaba de un merecido prestigio tras 12 años de andadura (empezó en una habitación de 14 metros cuadrados y ahora disponía de más de 300), por la calidad de sus profesionales y por el instrumental a su disposición: microscopio electrónico con microanálisis de rayos x, varios aparatos de microscopia, espectrofotometría, espectrorradiometría, cortadora de muestras, pulidoras, cabina de flujo laminar, cabinas de absorción de gases... Un equipo de trabajo muy delicado, que podría dejar de funcionar perfectamente solo por estar sin uso durante algunos meses. Solo el Instituto de Patrimonio Español y la Junta de Andalucía disponen de equipos tan completos.

Etiquetas