Despliega el menú
Ocio y Cultura

LA RECOMENDACIÓN

Rosa Montero: un mundo real de ciencia ficción

La escritora madrileña publica la novela ?Lágrimas de la lluvia? (Seix Barral), que transcurre en 2109 y plantea una ficción policíaca de asesinatos en serie, y ?El amor de mi vida? (Alfaguara), una selección de sus textos sobre libros, personajes y autores.

Portada de 'El amor de mi vida' de Rosa Montero.
Rosa Montero: un mundo real de ciencia ficción

Rosa Montero es una escritora esencialmente realista. Una mujer comprometida y directa que trabaja en dos direcciones: busca la lucidez y el sentido crítico desde el periodismo y forja un mundo propio de ficción, que se inició hace más de treinta años con dos libros muy diferentes: ‘Crónica del desamor’ y ‘La función delta’, una novela que nacía, en buena parte, de una estancia en Londres y que tenía una derivación hacia la literatura de ciencia ficción. Esa opción reaparecería de un modo peculiar en ‘Temblor’ y ahora Rosa la vuelve a retomar en una novela que es un auténtico ‘tour de forcé’ para un narrador: ‘Lágrimas de la lluvia’, una novela de género por partida doble o triple o cuádruple: de entrada es una novela de ciencia ficción, que rinde homenaje al universo de Philip K. Dick y a una película como ‘Blade runner’.

También es una narración policíaca y de intriga, que tiene por protagonista a una mujer indómita, rebelde, independiente, capaz del más dulce amor y de la más encendida cólera y aún del asesinato: Bruna Husky; y, entre otras cosas, ‘Lágrimas de la lluvia’ es un novela alegórica. Y, a la par, es una novela realista y social en muchos de sus términos.

¿Qué cuenta, en realidad, Rosa Montero en este libro que publica Seix Barral y que acaba de presentar en Zaragoza, en Los Portadores? Narra la historia de una detective, en crisis y sin mucho trabajo, que va a asistir a una cadena de asesinatos de replicantes o reps; la primera en caer es Cata Caín: aparece de golpe, denuncia una conjura o un envenenamiento y de inmediato, sin que medie nada especialmente terrible, se quita un ojo, en una escena que hace mella en el lector y en la propia Bruna Husky.

A partir de ahí, se suceden las muertes. Y no solo eso: el relato abre otra brecha con el intento por parte de una organización de transformar la memoria del mundo. Hay muchas otras acciones en esta novela, que tiene aventura, numerosos personajes, acción, detalles jugosos y estupendos diálogos, llenos de precisión, de ironía y de adivinación, aunque la acción transcurra en una ciudad como Madrid en 2109. Como no podía ser de otro modo, esta novela, que se lee con placer y que contiene muchos guiños (crea una protagonista con personalidad y un erotismo latente, con una rara complicidad con su amigo Merlín), plantea los asuntos habituales de Rosa Montero: la crisis de valores, la memoria, la identidad, las emociones, etc. Y Rosa Montero lo hace con honestidad, dureza y un estilo narrativo en estado de gracia: preciso, seguro y evocador.

Estos días también aparece otro libro de Rosa Montero: ‘El amor de mi vida’ (Alfaguara), donde recopila sus artículos de crítica literaria desde 1998 hasta 2010. El libro responde a una convicción: ante todo, Rosa se siente lectora. «Al leer una novela siempre te cuelas dentro de los personajes, esto es, haces una incursión en las vidas ajenas, cosa que es uno de los mayores viajes que uno puede emprender (…) Leyendo a veces vas a Marte», dice. Leer es su gran pasión, y aquí se percibe con nitidez en libros que la han marcado como ‘La Regenta’ de Clarín, ‘Lolita’ de Nabokov, ‘Las mil y una noches’ (que para ella es algo así como un alegato «contra la muerte»), etc. A estos y a otros muchos –autores, libros, personajes- dedica este cuidado volumen repleto de sensibilidad y de fervor. ‘El amor de mi vida’ contiene otra cosa que Muriel Spark atribuía a Mary Shelley: «Mi imaginación, el imponente fundamento de mi placer».

Etiquetas