Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

PATRIMONIO

Vía libre para la apertura al público de los baños judíos de Zaragoza

El juzgado ha determinado que el Ayuntamiento podrá hacerse con la zona que faltaba por 78.649 euros, lo que resuelve el litigio con los actuales dueños.

Edificio donde están los baños judíos de Zaragoza.
Vía libre para la apertura al público de los baños judíos de Zaragoza
CHA

El Juzgado Provincial de Expropiación Forzosa ha fijado en 78.649, 20 euros el justiprecio que deberá satisfacer el Ayuntamiento de Zaragoza para hacerse con la superficie de 56,58 metros cuadrados (situada en el Coso 126-132) que completa la propiedad municipal de los baños judíos de Zaragoza. Así, se avanza en el proceso de recuperación de este vestigio de la cultura sefardí en la capital aragonesa, que permitirá integrarlo en la red de museos de la ciudad, ya que con esta adquisición el Ayuntamiento de Zaragoza podrá ser titular de todo el espacio donde se ubican los restos.

El consistorio ya se había hecho con la propiedad de la planta baja, del sótano primero y de toda la planta del sótano segundo, salvo los casi 57 metros cuadrados pendientes, que supusieron una fuerte diferencia de posturas entre el Ayuntamiento, que ofrecía 74.904 euros por su compra, aplicando los mismos precios que habían regido para el resto de la parcela, y los 312.100 que reclamaban los actuales propietarios.

Ahora, el Jurado Provincial de Expropiación Forzosa ha puesto fin a las discrepancias y establecido la cantidad que deberá abonarse por la compra de esta superficie.

Solo quedará pendiente que una comisión de académicos -constituida por un representante del Ayuntamiento de Zaragoza, uno del Gobierno de Aragón y uno de la propiedad- estipule el valor histórico artístico del monumento, un trámite obligado en los procesos de expropiación, ya que se trata de un Bien de Interés Cultural.

Los baños judíos datan del siglo XIII. Son una construcción arquitectónica de estilo mudéjar que se integraba en una fortaleza que contaba con hospital y sinagoga, entre otras dependencias. En la actualidad se conservan dos salas, dispuestas según la estructura de los baños taifales.

En julio se cumplirán cinco años de la compra por el Ayuntamiento de parte de un local comercial en el Coso 126-132 con el objeto de permitir el acceso y la visita a los restos de estos baños. Los escaparates del local adquirido se han cubierto con fotografías de los vestigios, medida que -según fuentes municipales- solo busca «llamar la atención sobre lo que existe en el subsuelo de ese inmueble, sobre su importancia, porque mucha gente aún no sabe que ahí están los baños judíos ».

La oportunidad de hacer visitables los restos de los antiguos baños judíos de Zaragoza surgió a principios de 2004, cuando el local comercial ubicado sobre los vestigios (los antiguos Textiles Marín) quedó vacío. Gerencia de Urbanismo inició entonces los trámites para expropiar o comprar el espacio.

Los baños judíos fueron adquiridos por el Ayuntamiento en el año 2006. Del edificio ubicado en el Coso 126-132, se compraron 142,07 metros cuadrados de la planta calle, 124 de la sótano menos uno y 33,27 de la sótano menos dos, por un importe de 900.000 euros. No se llegaron a adquirir los 56 metros cuadrados del segundo sótano, precisamente donde están los restos, por la falta de acuerdo sobre el precio. Para el Ayuntamiento, el precio justo de un metro cuadrado de baños judíos del siglo XIII debía cotizarse a 1.323 euros; para la comunidad de propietarios del inmueble -que solicitó una comisión especial de expertos para dictaminar el precio, al ser un Bien de Interés Cultural- a 5.516 euros.

Etiquetas