Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

MUSEOS

¿Qué está pasando en el Serrano?

Cuando falta una semana justa para que se inaugure el nuevo Pablo Serrano, numerosas incógnitas se ciernen sobre el futuro del centro. La familia del escultor ha retirado su apoyo al museo, sede del Instituto Aragonés del Arte y la Cultura Contemporáneos.

El museo será inaugurado el próximo miércoles.
¿Qué está pasando en el Serrano?
ESTHER CASAS

El Instituto Aragonés del Arte y la Cultura Contemporáneos Pablo Serrano reabrirá sus puertas el próximo miércoles sin despejar las numerosas dudas que se ciernen sobre su futuro. El centro, que aspira a ser el mascarón de proa de la política de arte contemporáneo en Aragón, no cuenta con el apoyo de la familia del escultor, que está dispuesta a emprender una batalla legal para hacer valer sus derechos. Ayer mismo envió un burofax a la imprenta donde se está haciendo el catálogo de la muestra inaugural asegurando que tiene los derechos morales y de explotación de la obra del escultor, que no concede permiso para que se utilicen imágenes de las esculturas y que exigirá daños y perjuicios si se difunde. Hoy mismo enviará a la DGA un requerimiento notarial en el mismo sentido. Aquí están cinco preguntas y respuestas clave para entender qué está pasando.

 

 

1¿Cuándo empezaron los problemas en el museo?

Desde su creación. En 1980 el escultor sugirió al Ayuntamiento de Zaragoza la instalación de un taller de creatividad artística en el palacio de los condes de Argillo (que finalmente se dedicó a Pablo Gargallo). Posteriormente se le ofreció el Torreón Fortea, y luego se buscaron nuevas localizaciones. El 19 de julio de 1985 se firmó el acta de constitución de la Fundación Pablo Serrano, que se ubicaría en el antiguo Hogar Pignatelli. Serrano falleció meses después, y su testamento dejaba algunas dudas sobre el legado, lo que suscitó la primera gran crisis del centro, aún nonato.

En 1986 se aprobó la escritura de acuerdo entre los herederos de Pablo Serrano y la fundación creada con su nombre, que encargó el proyecto arquitectónico a José Manuel Pérez Latorre. Pero a la altura de 1992, las obras estaban paradas, el proyecto se había encarecido por ello más de 100 millones de pesetas, algunas instituciones no habían aportado el dinero prometido y la familia volvió a declararse dispuesta a llevarse las obras de allí. En el 93 se hizo cargo de las obras la DGA, y el museo abrió en el 94, pero a medio gas. Desde entonces a hoy, aunque ha conocido momentos de esplendor, su trayectoria ha estado marcada por los vaivenes, reorientaciones y agobios presupuestarios.

 

 

2¿Cabe la posibilidad de que las obras de Serrano abandonen Aragón?

Parece algo muy improbable, pero no totalmente imposible, puesto que en la génesis del museo se cometieron errores desde el principio. A la muerte de Pablo Serrano sus obras llegaron a Zaragoza de una manera más bien alegal. El acta de donación fue firmada por su nieta Valeria Serrano, que en aquel momento no era mayor de edad y necesitaba contar para ello con una autorización judicial. No se hizo así y, para cerrar el paso a una hipotética reclamación, se firmó un convenio años más tarde. Susana Spadoni, nuera del escultor y directora honorífica del museo Pablo Serrano, aseguraba hace unos días que «el convenio fijaba que su nieta y heredera universal conserva el derecho moral de autor sobre las obras, y fijaba una serie de requisitos y condiciones. Como la DGA ha incumplido el convenio en todos sus puntos, nos estamos preguntando si ha quedado sin efecto la donación». Con ello deslizaba la amenaza de reclamar dichos fondos, algo que la DGA no considera posible.

 

 

3¿Se ha incumplido el citado convenio?

Parece claro que sí, en varios de sus puntos. El convenio establece que «si se mantuvieran discrepancias sobre el inventario, se procederá al nombramiento de mutuo acuerdo de un perito, cuyo dictamen será vinculante para las partes». La familia se ha negado a firmar el inventario realizado asegurando que faltan piezas, y ese perito no ha sido nombrado. El convenio asegura también que el traslado de obras a sede distinta de la actual deberá contar con la previa conformidad de la familia, así como que la DGA deberá recabar la autorización de Valeria Serrano para la realización de publicaciones sobre la obra del escultor, y deberá vincularla a cuantos órganos de carácter consultivo o decisorio se formen en relación exclusiva con su obra. También se establece que la DGA tendrá en cuenta la opinión de Valeria Serrano Spadoni en relación con la designación de cargos con competencia directa y exclusiva sobre la colección de Pablo Serrano. Según la carta que envió hace unos días la familia del escultor a la DGA, «en pocas palabras, la Consejería de Cultura del Gobierno de Aragón no ha respetado ni el espíritu ni la letra del convenio firmado el 31 de octubre de 1996. En cambio, nosotras hemos prestado nuestra colaboración desinteresada siempre que nos ha sido solicitada, habiendo asumido todos los gastos y no habiendo cobrado jamás por ningún concepto. Dada esta situación, nos vemos obligadas a formular toda clase de reservas a esta exposición, que desde su inicio se nos planteó de una forma tan opaca. Y ya desde ahora nos oponemos a la publicación del catálogo anunciado».

 

 

4¿Ha habido desfase en las obras, y por qué?

La ampliación del Pablo Serrano ha costado 28,5 millones de euros, 7 más de lo previsto en principio. Algunos partidos de la oposición han pedido, sin éxito, que se realice una auditoría. Desde el Gobierno de Aragón no se habla de 'desfase', sino de 'reajuste'. Dos son las explicaciones que se esgrimen para explicar el sobrecoste: un problema de cimentación y que las condiciones de conservación de las obras de arte en el interior, según los estándares internacionales, han cambiado y ha habido que aumentar significativamente la potencia del sistema de climatización del edificio. En cualquier caso, la Fiscalía de la Audiencia Provincial de Zaragoza está investigando las irregularidades encontradas por el Tribunal de Cuentas.

 

 

5¿Qué es lo que se va a ver en la inauguración y por qué?

El museo se inaugura el próximo día 23 con tres exposiciones. Una de ellas explicará las obras de ampliación, otra estará consagrada al legado de Pablo Serrano y la tercera busca mostrar la obra de artistas aragoneses de proyección nacional e internacional. Según algunas fuentes, pero sin confirmar, se espera la presencia de la ministra de Cultura. El comisariado de las exposiciones también ha suscitado polémica. El escultor Fernando Sinaga figura como responsable de la de Pablo Serrano, aunque la familia del escultor sostiene que el proyecto se lo explicó la historiadora del arte y comisaria de exposiciones Chus Tudelilla en una reunión en Madrid. El PP preguntaba hace unos días en una rueda de prensa por la presencia de Tudelilla, esposa del viceconsejero de Educación y Cultura, Juan José Vázquez. En la muestra de artistas aragoneses no aparece oficialmente ningún comisario. Esta última se ha organizado a toda prisa, lo que ha hecho que algunos artistas se hayan descolgado del proyecto.

Etiquetas