Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

Servicios

Las bibliotecas aragonesas buscan su identidad

Zaragoza cuenta con centros que ofrecen diferentes colecciones y formatos de lectura a los usuarios, que pueden encontrar desde folletos antiguos hasta videojuegos.

​Los videojuegos, más útiles para concienciar en salud que los métodos tradicionales
Niños se divierten en la sección de videojuegos de Cubit.
PEDRO ETURA.

Para niños, jóvenes, adultos o expertos. Según el Ministerio de Cultura, en la comunidad aragonesa existen 374 bibliotecas de las que 94 son especializadas. En la práctica, hay pocas diferencias a nivel de uso para el ciudadano, porque la mayoría son colecciones diseñadas para el público en general. Pero hay excepciones.

Cubit es una biblioteca pública especializada en jóvenes. Las obras allí no se organizan como en la mayoría de estos centros, sino a través de temáticas especialmente elegidas para el público al que van dirigidas, independientemente del soporte físico de cada obra. «En la sección de música no solo están los discos, sino también libros con biografías de cantantes, textos especializados y revistas» , comenta Pilar Bordonaba, técnica sociocultural de la biblioteca.

En sus instalaciones, además, se pueden adquirir videojuegos como ‘Halo’ y ‘Call of duty’. «Junto al título van sugerencias de otras obras con temas parecidos, como revistas, películas o novelas. Buscamos atrapar a los jóvenes para que también adquieran costumbres con formatos diferentes» , cuenta Bordonaba. Para conseguirlo, incluso hay música ambiente en las salas de estudio. «Muchos se ponen cascos para concentrarse, ya no les molesta el ruido», añade (la biblioteca tiene incluso un tema musical propio).

En la sección de videojuegos hay también librojuegos, sugerencias para juegos de rol, revistas especializadas… Y aunque en comparación con el resto de temáticas sigue siendo una sección menor, tiene más volumen que otras como filosofía o religión. «Una de las que más éxito tiene es la de cómic, que también funciona con contenidos relacionados» , explica la técnica sociocultural.

Cubit es un proyecto del Ayuntamiento de Zaragoza, en colaboración con la Fundación Bertelsmann y la CAI, que tiene otros centros como el ubicado en la calle Serrano Sanz, diseñado para estudiantes. Solo universitarios o clientes mayores de 16 años de la CAI pueden utilizar el espacio, que además habilita horarios extras en tiempo de exámenes.

Historia del arte aragonés

De la biblioteca CAI Mariano de Pano, destaca una colección sobre libros antiguos, con 260 obras que abarcan desde el año 1575 hasta 1800, aunque también son de gran interés obras sobre Aragón (4.720 títulos) y los 2.800 títulos  de la colección Pons, adquirida por la Caja en 1991 y donde predomina el arte y sobre todo la la bibliografía sobre Goya. Además, incluye unos 3.000 folletos antiguos sobre temas festivos, religiosos, políticos y artísticos.

De todas las bibliotecas que hay en Aragón, 263 pertenecen a administraciones locales, de las que 16 son del Ayuntamiento de Zaragoza, y todas, excepto Cubit, tienen un catálogo similar.

En la ciudad solo hay una Biblioteca Pública del Estado. Sus administradores no dan datos sobre el uso que se hace de sus obras, pero de entre su catálogo destaca la gran cantidad de documentos sonoros: 14.253. La mayoría son discos de música, aunque también hay audiolibros, que no son «fáciles de encontrar en otras librerías», precisan desde ese centro, donde además hay una gran variedad de prensa escrita y revistas: en 2009, contabilizaron 7.839 títulos. Dentro de unos meses ofrecerán lectores para libros electrónicos.

Otros 26 centros, en Huesca y Teruel, están a cargo de la Universidad de Zaragoza. Tesis, doctorados e investigaciones de todo tipo se pueden encontrar allí, y divididos en temas según de qué facultades sean, como Biomédica, Veterinaria o la Biblioteca Hypatia de Alejandría, con una colección de 25.000 volúmenes que sobre todo son manuales y obras de referencia (diccionarios, enciclopedias, etc).

Etiquetas