Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

TALLER DE POSTRES AFRODISÍACOS

El secreto de los besos de chocolate

La chocolatería Capricho de Zaragoza ofrece este fin de semana un taller de postres afrodisíacos. Los participantes prepararán cuatro recetas: Pecado original, Beso de chocolate, Raviolis de cacao y Batido vigorizante.

Pecado original
El secreto de los besos de chocolate
CAPRICHO

El chocolate se huele, se saborea y ahora también se puede tocar. La pastelería Capricho ofrece cursos relacionados con el chocolate para que la gente aprenda a hacerse sus propios postres. Este fin de semana, toca un taller de postres afrodisíacos.

Habrá dos cursos: uno esta tarde (para el que ya no quedan plazas) y otro mañana, de 17.30 a 20.00, en Capricho (calle Don Jaime I, 25). El precio es de 40 euros, incluye una botella de vino y la degustación de los postres al final de la sesión.

Los participantes aprenderán cuatro recetas con ingredientes afrodisíacos. El Pecado original está basado en la tradicional manzana asada, acompañada con bizcocho, pimiento rojo confitado, granizado de manzana verde y manzana caramelizada. El Beso de chocolate está hecho con trufas de vino tinto y vino blanco, con galletas, chocolate y naranja. Los Raviolis son pasta fresca de cacao, rellena de mermelada de frutas rojas, con menta, jengibre, chocolate y queso. El Batido se inspira en la bebida original de cacao de los mayas, con chocolate, leche, nata, miel y especias.

«El curso está dirigido a aficionados a la cocina, no a profesionales. Son recetas sencillas, que llevan un tiempo, pero que se pueden hacer en cualquier casa para sorprender a la familia o los amigos», explica Luis Paracuellos, el organizador de los cursos.

Esta sugerente y sabrosa iniciativa es un ejemplo de adaptación a los nuevos tiempos. Capricho empezó como una cafetería en 1986. Desde 1999 es también pastelería. Hace dos años, sus dueños montaron un obrador de chocolate y empezaron a ofrecer actividades distintas, como catas, ‘chocotours’ y, ahora, los cursos.

«Tradicionalmente, la pastelería se ha basado solo en vender, pero hoy en día la gente te pide algo más», afirma Luis Paracuellos. El mes pasado empezó a impartir cursos con un taller de postres de invierno. Para marzo, Luis ya está preparando un taller de joyas de chocolate. Y seguirán postres de Pascua, helados y granizados…

Etiquetas