Despliega el menú
Ocio y Cultura

LITERATURA

Soledad Puértolas considera El Quijote y el Lazarillo «espantosos» para acercar la literatura a los jóvenes

La autora ha confesado que cuando era joven, lo que más leía era poesía, mientras que los clásicos le resultaban «espantosos» y le «deprimían terriblemente», unas palabras que han arrancado el aplauso de los adolescentes.

La escritora aragonesa Soledad Puértolas (Zaragoza, 1947) ha defendido este martes la poesía como manera de acercar a los jóvenes a la literatura frente a libros como 'El Quijote', 'La Celestina' o 'Lazarillo de Tormes', que ha considerado «espantosos» para tal fin. «Se hace mucho daño a nuestro futuro y a nuestra manera de acercarnos a la literatura con texto que son tan poquísimo adecuados», ha insistido.

Puértolas, que este miércoles ha inaugurado la 11 edición del ciclo 'Escriptors en la Biblioteca Valenciana', se ha pronunciado en estos términos en un encuentro con 200 estudiantes procedentes de centros de Enseñanza Secundaria de Canals, Paiporta y Valencia, en el que ha respondido a sus preguntas acerca de sus motivaciones literarias.

La autora ha confesado que cuando era joven, lo que más leía era poesía, mientras que los clásicos como 'El Quijote' o 'Lazarillo de Tormes' que le que le imponían en la escuela le resultaban «espantosos» y le «deprimían terriblemente», unas palabras que han arrancado el aplauso de los adolescentes del auditorio.

En su opinión, «tenemos una literatura muy valiosa pero hay que buscar el momento adecuado para leerla». De hecho, ahora se siente «muy unida» Miguel de Cervantes y ve al autor del Quijote como su «gran autor». «Hay un largo camino hasta que descubres a tus compañeros de viaje, pero en su momento», ha remarcado.

Por otra parte, la novelista ha asegurado que antepone siempre el contenido y la calidad literaria en sus libros, a los éxitos comerciales. Para ella, «escribir y la búsqueda que implica es lo más importante». Si no vende también se «frustra» pero no lo ve como un «el fracaso» que experimentan los que únicamente escriben para vender, ha aclarado.

En este sentido, Puértolas ha criticado el «complejo sistema de mercado» que impera en la actualidad, donde «se tiene a vender un lectura rápida, de entretenimiento y de no mucha calidad. El mercado empuja más a este tipo de libro que al que amplíe el saber de la humanidad». Por eso, «pido no obsesionarme con las ventas y ojalá sí vender un poco», ha deseado.

Negociaciones y desacuerdos de la Real Academia

En cuanto a su actividad como reciente miembro de la Real Academia Española, ocupando el sillón de la letra 'G', Puértolas se ha referido a los «intensos debates» que se producen en el seno de la institución, sobre todo como consecuencia de los últimos cambios ortográficos, en los que sigue habiendo «polémica» y «nadie está de acuerdo unos con otros».

Según ha apuntado, estas cambios obedecen a un «esfuerzo» de la Academia Española por «ponerse de acuerdo con las academias de Latinoamérica», son resultado de una «negociación», ha sentenciado. No obstante, en su caso, ha manifestado que se siente «muy cómoda» en ella porque puede «expresar ideas y cambiar el diccionario» y el trabajo de sus académicos se realiza con «seriedad, entusiasmo y humor».

Por su parte, la directora general del Libro, Archivos y Bibliotecas, Silvia Caballer, que ha presentado el encuentro, ha destacado a Puértolas como una de las autoras más prestigiosas y reconocidas en nuestro país. Desde su novela 'El bandido doblemente armado', que le valió el Premio Sésamo en 1979, su trayectoria ha sido «imparable» y con galardones como el Anagrama de Ensayo con 'La vida oculta' o el Planeta con 'Queda la noche'.

Con Soledad Puértolas se ha inaugurado el ciclo 'Escriptors en la Biblioteca Valenciana' 2011, que este año contará con doce escritores más: lvaro Pombo, Josep Piera, Raquel Ricart, Francesc Mompó, Maria Josep Escriv, Carmen Posadas, Vicente Molina Foix, Gustavo Martín Garzo, Ildefonso Falcones, Joan Pla, Carme Miquel y Reyes Calderón serán los próximos en participar.

Etiquetas