Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

REVISTAS DEL CORAZÓN

Con los Alba por montera

San Valentín patrocina esta semana los contenidos de las publicaciones. Aunque alguno va y se divorcia....

El amor no tiene edad, aunque los tórtolos sean de la época jurásica. Y como estamos a pocas fechas de la muy noble y muy comercial jornada de los enamorados, auspiciada por un tal Valentín y los santos centros comerciales, las revistas rezuman más corazón que nunca. Pero me van a permitir que pase por encima del 'twitteado' romance entre Shakira y Piqué (ay omá, qué rico) y de la mundialmente conocida relación entre Sara Carbonero y San Iker. Centrémonos en el caso de la duquesa prometida al tímido funcionario. Que esta semana tiene miga.

El caso es que ha trascendido que Alfonso Díez se reunió en el palacio de Liria con todos los Alba y algunos asesores legales de la ilustre familia, en un encuentro en el que, según '¡Hola!', se habló sobre el futuro de la relación. Que digo yo que como sigan dilatando un hipotético enlace, el susodicho futuro se la va a liar parda a Cayetana, que ya luce 85 traqueteados años. Pero ahí está ella, inasequible al desaliento y peleándose y reconciliándose con sus hijos en aras del amor. Si Jesús Aguirre levantara su culta cabeza igual le daba un patatús.

Alfonso habría normalizado la relación con los hijos de su novia y aceptado que se acallaran los insistentes rumores de boda. Pero ahí va 'Semana' y le planta fecha al enlace. Septiembre. Firmaba yo también, ante todos los asesores legales del reino (del colorín), para que nadie hablara nunca más del tema. Pero no tengo yo predicamento alguno entre los Alba...

Cambiando de tercio, que no de protagonista. ¿Saben ese cotilleo que dice que si la reina de Inglaterra y la duquesa se encontraran en un ascensor, la primera le tendría que ceder el paso a la segunda porque nuestra doña Cayetana tiene más títulos nobiliarios? Desconozco si hay elevadores en Buckingham (revestidos de tela escocesa y con cuadros de perros y caballos, si me permiten divagar), pero teniendo en cuenta que la duquesa estuvo recientemente en el palacio, invitada por el príncipe Carlos a una cena auspiciada por Porcelanosa (¿?), quién sabe si la impagable estampa tuvo lugar.

Las revistas se hacen eco de tan vistosa reunión, a beneficio de la fundación Children and the Arts que patrocina el heredero británico. Todos los reportajes fotográficos me han permitido redescubrir a Ana Boyer Preysler en el momento exacto en que coloca a su hermanastra Tamara en la cuasi-normalidad. Espectacular. Tamara posa peor y se pasó con el escote. Las cosas como son.

Entre los invitados, además de Isabel Preysler como cabeza visible del imperio de la baldosa, Eugenia de Alba, Cayetano Rivera, Luis Alfonso de Borbón y Margarita Vargas; Ana Bono, Valeria Mazza... A todos saludó el príncipe Carlos, quien no soltó en ningún momento un vaso medio vacío. Quizá se le olvidó que lo llevaba, si hacemos caso a 'Diez Minutos', que recoge un reportaje de la revista británica 'Globe' en el que se dice que padece alzhéimer. Igual el pobre hombre solo tenía sed.

Termino comentando que en esta semana del amor enlatado y obligado, hay a quienes se les acaba. Antonio Carmona y Mariola Orellana se separan. Un regalo que se ahorran.

Etiquetas