Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

RECORTE PRESUPUESTARIO

Tijeretazo a los grandes museos públicos

El Gobierno autonómico reduce en un 48,5% esta partida económica, que sustenta uno de los ganchos para atraer público. El número de visitantes no bajó en 2010 más de un 7%, igual que la media nacional.

Virginia Domínguez y Josué Morales acaban de publicar 'El visitante educado y el nuevo museo'.
Tijeretazo a las exposiciones temporales en los grandes museos públicos aragoneses
HA

Si nos atenemos a los datos puros y duros, en cuanto al número de visitas recibidas, los grandes museos públicos aragoneses, el año pasado, salieron más o menos airosos del trago de la crisis. Otra cosa es que tuvieron que ingeniárselas ante unos tijeretazos presupuestarios que vuelven a la carga con más fuerza en 2011.

El Gobierno aragonés ha reducido en un 48,5% las partidas económicas que destina a exposiciones temporales en los centros museísticos que administra. Para el Museo de Zaragoza la cantidad prevista ha pasado de 476.320 euros a 200.000; para el de Huesca de 46.400 a 24.000, y para el Juan Cabré (Calaceite), de 30.000 a 15.000. Algo mejor lo tiene el nuevo Pablo Serrano. Sobre el papel se contempla una dotación por este concepto de 200.000 euros, además de 1,3 millones de euros para equipamiento. El director general de Patrimonio de la DGA, Jaime Vicente, arguye que al tratarse de un "caso excepcional" por su reapertura, hay "otras vías de financiación".

Las estrecheces son generalizadas. El Museo de Teruel, dependiente de la Diputación, contará con un 5% menos de presupuesto. Y el Centro de Arte y Naturaleza (CDAN) de Huesca, propiedad de una fundación compuesta por varias instituciones, afronta 2011 con un recorte total del 22%.

La programación es indiscutiblemente una de las claves para 'pescar' clientes en los museos. ¿Se resentirá la afluencia de público de estos ajustes? "Hay que intentar primar los servicios propios y las visitas a las colecciones estables y priorizar la gestión frente a exposiciones de gran envergadura como como las de 2008 y 2009", contesta Jaime Vicente. "Las restricciones en las políticas de exposiciones son obligadas y hemos evitado, como se ha tenido que hacer en otros sitios, reducir el número de horas de apertura o abrir las salas en días alternos", añade.

Aguantando el tipo en 2010

La cultura no sale indemne de los efectos de la recesión mundial. Sin embargo, la afluencia de público a los museos aragoneses resistió el temporal. Uno de los balances negativos lo arroja el Museo de Huesca, que sufrió en 2010 un descenso de visitantes del 5,3%. "Esperemos que sean los coletazos de la crisis, el gran descenso se produjo entre 2008 y 2009, cuando perdimos unos 10.000 - apunta su director, Vicente Baldellou-, lo que sí hemos percibido es que se acercan menos autobuses de turistas".

El Museo de Teruel se mantiene en números positivos y el año pasado lo recorrieron un 2,5% más de personas. Su directora, Carmen Escriche, plantea que el posible declive de la llegada de turismo se vio compensado por el atractivo de unas exposiciones temporales que arrasaron. 'La edad de oro de la alta costura' la admiraron 10.301 espectadores y la del fotógrafo neoyorquino Rodney Smith, 'The End', otros 9.619. "En este aspecto, 2010 fue un año redondo. Además, estoy convencida de que muchos turolenses y aragoneses que acudieron a ellas aprovecharon para conocer el resto de instalaciones", comenta. Un éxito difícil de reeditar. "Una oportunidad como la de colección de la moda no se presenta todos los días", lamenta Escriche.

Impacto en las redes sociales

Una de las asignaturas pendientes de estos museos pasa por su presencia en las redes sociales. Los tótems del panorama nacional las han convertido en un vehículo idóneo para ganar usuarios y difundir sus actividades y noticias directamente a los posibles visitantes, sin tener que intermediario a los mediso de comunicación.

El director general de Cultura de la DGA reconoce que, aunque es una vía que "explotar", de momento todos los esfuerzos se están centrando en digitalizar la totalidad de los fondos existentes. El CDAN de Huesca es la excepción que confirma la regla. Es una de las razones por las que su directora, Teresa Luesma, resta importancia a la caída de visitas registrada el año pasado de un 7%, "que no es alarmante". "El avance en la red (su página recibe 5.000 visitas mensuales) denota los nuevos hábitos y consumos culturales de la gente", concluye Teresa Luesma.

Etiquetas