Ocio y Cultura
Suscríbete por 1€

CINE

La fascinante magia cinematográfica del turolense Chomón, para llevar a casa

Se ha editado un libro-deuvedé que recoge una treintena de sus filmes, pioneros en el uso de efectos especiales.

Estrenan en Valencia un documental sobre el cineasta Segundo de Chomón
La fascinante magia cinematográfica del turolense Chomón, para llevar a casa

Si alguna vez tuvo sentido hablar de la magia del cine, fue en los comienzos de este arte, cuando todo estaba por inventarse y sorprender al público era un desafío singular. En aquellos inicios brilló internacionalmente un turolense llamado Segundo de Chomón (1871-1929), cuya extraordinaria audacia y habilidad a la hora de crear efectos en las películas lo convirtió en un cotizado técnico (con un sueldo a veces superior al de los directores de los filmes en los que trabajaba) y en una figura pionera fundamental dentro del séptimo arte.

Aunque han sido numerosas las ocasiones en que festivales y filmotecas han proyectado copias restauradas de las cintas en las que Chomón intervino, ahora la Filmoteca de Cataluña ha decidido editar un libro-deuvedé que permite al público disfrutar en casa de una selección de estas pequeñas grandes joyas del cine. Son una treintena de piezas mudas que Chomón realizó entre 1903 y 1912, que dan fe no solo de su talento para engañar al ojo manipulando el negativo para crear efectos sorprendentes, sino también de su interés por el cine de corte histórico o documental. De esto último se incluyen cortos como 'Los héroes del sitio de Zaragoza' (1903), que dramatiza tres escenas protagonizadas por la condesa de Bureta, el tío Jorge y Agustina de Aragón en poco más de 3 minutos, o 'Barcelone, parc au crepuscule' (1904), que retrata el parque de la Ciutadella con un 'travelling'. desde una barca.

Pero donde el trabajo de Chomón despliega toda su fascinación es en los numerosos trucos que emplea para dejar boquiabierto al público de los primeros tiempos del séptimo arte. El turolense no solo era un consumado coloreador de fotogramas, sino también un experto en trucajes. Así, en 'Les oeufs de Pâques' saca no de una chistera sino de unos huevos mágicos desde una colección de señoritas bailando a seis bebés desconsolados, y en 'Plongeur fantastique' se las apaña para que un tipo salte vestido desde un trampolín y regrese a él varias veces, siempre con distinto vestuario. En 'Le spectre rouge', hay fantasmagóricas apariciones y desapariciones, y en 'Electric Hotel' los objetos cobran vida y realizan solos sus funciones de forma descontrolada, para desconcierto de los inquilinos.

Según Esteve Riambau, director de la Filmoteca catalana, los títulos escogidos para este libro-deuvedé "son los que mejor muestran su capacidad de utilizar todo tipo de recursos y técnicas, con la intención de facilitar la comprensión de sus aportaciones al lenguaje cinematográfico". Segundo de Chomón desarrolló esta faceta sobre todo en París, trabajando para la productora Pathé, aunque también vivió y trabajó en Barcelona y Turín. La actriz Julienne Mathieu, que aparece en algunos de sus cortos para Pathé recogidos en este volumen, era su propia esposa y madre de su hijo Robert.

Chomón fue un verdadero artesano con talento de artista y fue pionero en el uso del 'travelling' o la animación 'stop motion'. El estudioso Joan M. Minguet asegura en el texto explicativo que incluye el libro-deuvedé (en castellano, catalán e inglés) que "Chomón fue un especialista en hacer creer a los espectadores en un mundo de fantasía, a través de una extensa gama de trucos de rodaje, de trucos de laboratorio, de artilugios mecánicos... pero también es cierto que, a medio camino, se convirtió en un cineasta en el pleno sentido de la palabra".

Minguet cita como ejemplo eminente de la capacidad de Chomon para combinar los trucajes con una auténtica calidad narrativa cinematográfica la cinta 'Superstition andalouse', de 1912.

Para el crítico turolense Javier Millán, "Chomón fue el gran inventor del montaje interno, porque rompe con el estatismo de la fotografía y el cine como teatro filmado". La relevancia de sus aportaciones ha sido reconocida por la Academia de Cine de España dando su nombre al premio que otorga anualmente a quien innove técnicamente en beneficio de la cinematografía.

No obstante, la figura de Chomón está siendo ampliamente reivindicada en los últimos tiempos. Hace apenas unos días, la SGAE presentaba en Madrid con la asistencia del académico y cineasta aragonés José Luis Borau otro deuvedé, titulado 'Le piano magique. Jordi Sabatés recrea a Segundo de Chomón'. En esta edición, con casi una veintena de cortos del turolense, también se incluyen varias piezas que recoge el de la Filmoteca catalana, pero esta vez con música de Jordi Sabatés.

Etiquetas