Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

PATRIMONIO

Mequinenza reivindica su pasado

Lo forman dos museos, la recuperación de trozos del Pueblo Viejo y la sombra de Moncada.

Los restos de la iglesia del Pueblo Viejo han sido recuperados y puden visitarse.
Mequinenza reivindica su pasado
AYTO. MEQUINENZA

'El Poble Vell' (el Pueblo Viejo) es el nombre de un proyecto cultural y turístico que mañana inaugura Mequinenza. Varios años y unos cinco millones de euros procedentes de Fondos Miner, Feder y patrocinios privados lo han logrado. Se trata de un compendio de iniciativas que incluyen el Museo de la Mina, el Museo de Historia de Mequinenza y el Parque de la Memoria Jesús Moncada. Tres proyectos -como sus tres ríos- que se iniciaron hace años, por circunstancias distintas, que han acabado confluyendo en uno solo.

El Parque de la Memoria Jesús Moncada surge de la muerte del escritor. "Él dejó dispuesto que sus cenizas se esparcieran en el pueblo viejo. Así que tras su muerte comenzamos a limpiar un poco la zona para ver cómo estaba, y descubrimos que quedaban calles y restos del pueblo. Hemos ido recuperando pedazos, como la base de la iglesia", explica la concejal de Cultura de Mequinenza Lourdes Ibarz. Este parque es un proyecto abierto, no se ha finalizado pero ya se puede visitar.

La recuperación de esta parte del Pueblo Viejo no ha sido solo física. Ibarz explica que el cambio de pueblo fue tan traumático que "nadie quería hablar de aquello. Con la recuperación de algunas zonas, la gente mayor ha comenzado a contar cosas y los jóvenes se han ido interesando por lo que pasó".

La segunda pata de este proyecto es el Museo de Historia de Mequinenza, que se sitúa en las antiguas escuelas, que han sido restauradas. En la planta baja, está el museo propiamente dicho, y en la planta alta se ha hecho un albergue con capacidad para 80 plazas.

El museo "realiza un recorrido por la Mequinenza ancestral, la Octogesa romana, la Miknasa musulmana, los Moncada, su castillo, la navegación y tránsito de mercancías por el Ebro, la ocupación francesa, las guerras,? hasta que el Poble Vell desaparece por la construcción de los dos pantanos, Mequinenza y Ribarroja. Ahí comienza un espacio para el recuerdo, a través de fotografías y fragmentos de 'Cami de sirga', de Moncada", explica Lourdes Ibarz. También incluye una parte dedicada al espacio literario y al universo pictórico del escritor.

Además, en el patio de la antigua escuela se ha realizado una recreación de la prehistoria de Mequinenza. Recreación que han dirigido el profesor de Prehistoria de la Universidad de Valladolid Manuel Rojo y el arqueólogo de la DGA Ignacio Royo. En este espacio se puede realizar un recorrido por las principales excavaciones arqueológicas que se han llevado a cabo en la zona y contemplar la reconstrucción de una cabaña del poblado neolítico de Riols o unas sepulturas de carácter megalítico del Barranco de la Mina Vallfera.

Finalmente, el proyecto 'El Poble Vell' se cierra con el Museo de la Mina.

Ibarz sostiene que "Jesús Moncada fue el que nos despertó el interés por nuestro pasado, con sus cuentos y su novela 'Camí de sirga' hizo aflorar ese mundo, ese pasado que por ser traumático parecía olvidado pero que él nos devolvió, con ese estilo lleno de humor y de ironía, entre el drama y la comedia".

Etiquetas