Despliega el menú
Ocio y Cultura

Blog - Tinta de Hemeroteca

por Mariano García

LIBROS

Luis García Jambrina emparenta la picaresca con la novela negra

Fernando de Rojas, el personaje central, debe resolver un caso de asesinatos en serie en 'El manuscrito de nieve' (Alfaguara), una novela que se sitúa en la noche de Salamanca.

Luis García Jambrina obtuvo el premio Ciudad de Zaragoza de novela histórica en 2009.
Luis García Jambrina emparenta la picaresca con la novela negra
HERALDO

zaragoza. En literatura existen los milagros. Algo así piensa el escritor Luis García Jambrina (Zamora, 1960) que hace algo más de dos publicaba 'El manuscrito de piedra' (Alfaguara, 2008), en torno a las andanzas de un joven estudiante llamado Fernando de Rojas, quien, años después, firmaría 'La Celestina'. Aquella novela de pesquisas e intrigas, de aventuras y de campus, "empezó a funcionar de boca a oreja, conquistó a todo tipo de lectores por sus distintos niveles de lectura, fue recomendada una y otra vez en internet y en los blogs, y además logró un premio que me ha hecho muy feliz, el premio Ciudad de Zaragoza de novela histórica de 2009, que concede un jurado de expertos, lo cual es mucho más estimulante -confiesa el autor-. Es como si ellos te aceptasen sin reticencia alguna en su gremio".

El escritor y profesor publica ahora 'El manuscrito de nieve' (Alfaguara, 2010), que transcurre apenas unos meses más tarde, también en Salamanca, y ahí el lector, dice García Jambrina, "se enfrenta con un Fernando de Rojas que ha madurado, más complejo y profesional. Establece una relación especial, protectora, con el joven Lázaro, que se convierte en su colaborador". Ese Lázaro no es otro que el joven pícaro que inspiraría 'El Lazarillo de Tormes'.

"A mí me apasiona la novela negra y los seriales de detectives, como Sherlock Holmes. También me ha interesado Poe y luego la gran novela negra norteamericana de los años 20 y 30: Chandler, M. Cain, Hammett. Aquí regreso a Salamanca, ensancho su imaginario, e intento establecer un parentesco muy directo entre la novela picaresca y la novela negra. Para mí, la novela picaresca española es un claro antecedente de la novela negra: habla de los bajos fondos, de vidas marginales, de la injusticia, de extrañas tensiones".

En 'El manuscrito de nieve', Rojas debe resolver un nuevo caso de asesinatos en cadena: en un principio se enfrenta al inquietante asesinato de un estudiante, al que le siguen varios crímenes más. "Quería hacer novela negra con lo que eso conlleva: la investigación, en este caso el argumento estaría vinculado a la idea del 'asesino en serie', y a la par quería hacer un retrato crítico de aquella sociedad y de sus aspectos más oscuros". Señala García Jambrina que en esta novela se ve más el ambiente de la noche ("con ladrones, murcios y maleantes al acecho de posibles víctimas sobre las que dejarse caer?"), de las mujeres y la tensión entre dos bandos de la nobleza, que "funcionan como los grupos mafiosos".

Exaltación de las mujeres

En este libro hay muchas mujeres: Sabela, la amante de Rojas, tiene ahora una aparición fugaz; en cambio, aparecen diversas damas, vinculadas a Isabel la Católica, "que abogaba por su formación y la promocionaba", como Lucía de Medrano, Beatriz Galindo, maestra de las infantas, o Aldonza Rodríguez, que se viste de hombre como si fuera la doncella guerrera para asistir a clase. Entre ellas, su joven e inesperado ayudante Lázaro, el fraile dominico fray Antonio de Zamora, algo celoso del joven, y algunos personajes más, investiga el pesquisidor Fernando de Rojas y se asoma al terrible enigma de la guerra soterrada entre dos bandos.

Las dos novelas de Rojas han sido elegidas por la Fundación Germán Rupérez para un proyecto de investigación en torno al libro electrónico. La cosa no para ahí: el protagonista regresará en breve tras haber redactado ya 'La tragicomedia de Calisto y Melibea'.

Etiquetas