Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

DANZA

Berna exalta la jota con su mejor autorretrato

El bailarín aragonés emocionó al público que llenó el Teatro Principal de Zaragoza y le dedicó diez minutos de aplausos.

Teatro Principal de Zaragoza.
Berna exalta la jota con su mejor autorretrato
VíCTOR LAX

Música de piano. En el escenario se proyectan las imágenes de un padre que ayuda a su hijo a enrollarse la faja alrededor de la cintura. Miguel Ángel Berna, con pantalón negro y camisa blanca, se levanta y empieza a bailar bajo un chorro de luz. Tras él, la imagen del chaval marcando pasos. Se escuchan jotas como salidas de un antiguo aparato de radio. Él sigue danzando. "Si mi madre fuera mora?" dice una melodía con toques mudéjares. Minutos después, el audiovisual proyecta los movimientos de la propia marioneta de Berna con castañuelas. En primer plano, el bailarín entabla una conversación con los movimientos de su cuerpo?

Con esta autobiografía arrancaba ayer en el Teatro Principal de Zaragoza el nuevo espectáculo del bailarín aragonés 'Berna se escribe con jota', que continúa en cartelera hasta el domingo 19. Un viaje en el tiempo, bailando del pasado al futuro, en el que afirma regresa a sus raíces folclóricas.

Una noche de lujo y casi de alfombra roja, como merece el estreno del montaje de un reconocido artista aragonés, que llenó el coliseo zaragozano. "La venta de las entradas va muy bien, va a estar bastante animado todos los días", aventuraba el gerente del recinto teatral, Rafael Campos.

No faltó el consabido 'photocall', en el que los invitados iban posando con la esposa de Berna, Manuela Adamo, una anfitriona pletórica. Por allí pasaron, empresarios, agentes sociales y culturales y un buen puñado de amigos y admiradores. "Me encanta la jota, tanto bailada como cantada, y lo que hace Berna es dar un paso más allá convirtiéndola en ballet", aseguraba Pilar Muro, presidenta del grupo hospitalario Quirón, que fue una de las primeras en ocupar su butaca.

De la esfera empresarial se pudo ver al presidente de la Asociación de Directivos y Ejecutivos de Aragón (ADEA), Salvador Arenere; al consejero delegado de Cafés Orús, José María Marco;el responsable del grupo Artal, Luis Artal y Luis Romero de Peluquerías Romero, entre otros. Por supuesto, hubo representación de Balay (empresa que patrocina el espectáculo), con el director de desarrollo de negocio de la firma, Carlos Perdiguer, y el equipo de márquetin al completo. Del mundo político acudieron el director general de Cultura de la DGA, Ramón Miranda; el director general de Cultura del Ayuntamiento, Antonio Mostalac y el concejal Luis Alberto Laguna.

La nota más glamurosa la puso la familia del joyero Magani. La desenfada, cuatro actores de 'Oregón TV'. "No sé si aguantaremos en la silla sin bailar", bromeaban. Entre el público, tres hermanas, Dulce, Amparo y Josefa Blasco que desde hace un mes atesoraban las entradas. "Seguro que nos emocionamos, nos encanta", confesaban.

Tras hora y cuarto de montaje, llegó un final apoteósico. Un público entregado y rendido, que aplaudía después de cada pieza, le dedicó una aclamación de diez minutos. Un bis obligado con una pieza cantada por María José Hernández y acompañado Berna por el grupo Nobleza Baturra. "¡Este 'gachó' cómo baila la jota!", se escuchó en el patio de butacas. El mejor piropo.

Etiquetas