Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

ALBERTO MORALES 'AJUBEL'

"Las imágenes no son un mero entretenimiento, son navajas que pueden cortar"

El dibujante cubano compartió su experiencia y sus técnicas con los alumnos de la Escuela de Arte de Zaragoza.

"Las imágenes no son un mero entretenimiento,  son navajas que pueden cortar"
"Las imágenes no son un mero entretenimiento, son navajas que pueden cortar"

Optimismo, inteligencia, sutileza, entre otras cualidades, animan la obra de este "Robinson creativo" en todas las disciplinas en las que desarrolla su talento gráfico. "Toda mi labor se sustenta en la ilustración" comenta. Solo hay que echar un vistazo a su trabajo en www.ajubel.com para apreciar su calidad y versatilidad. Cartelería, imagen corporativa, diseño gráfico, ilustración periodística.... Sus registros se han multiplicado desde que decidió dejar Cuba hace casi veinte años.

Desde el dibujo satírico de sus orígenes, en las publicaciones cubanas 'Melaíto' (1973-1980) y 'DDT' (1981-1989), hasta sus reconocidas ilustraciones de libros infantiles y juveniles, el balance de su trayectoria no puede ser más positivo y fructífero. Hace unos días compartió su experiencia con los alumnos del Ciclo Superior de Ilustración y Diseño de la Escuela de Arte de Zaragoza.

¿Qué han supuesto para Ajubel estos 20 años que lleva afincado en España?

Un cambio brutal. A mí España me ha reportado muchísimo. Creo que vi las oportunidades y las aproveché. Yo vengo de un país donde no hay una ferretería desde hace 50 años. A mí todos los días se me abre el mundo. Además, recuperé el anonimato. En Cuba me conocía toda la gente y pasar desapercibido es importante para mí.

Ahora vive en Valencia, pero antes recaló en Barcelona y Cádiz. Siempre el mar, ¿no?

Inconscientemente vas buscando el olor de la gaviota, pero es algo que no se controla, es parte de tu integridad con la naturaleza. Como la gaviota que vuela hacia el mar, yo he buscado intuitivamente que mis caminos siempre paren en la costa.

Parece darle mucha importancia a la intuición. ¿Piensa que es una de las cualidades que debe tener un buen ilustrador?

Sí, pienso que la intuición debe estar al mismo nivel que la razón. Pero también creo que es bueno ser muy observador y curioso. En Cuba hacíamos el ejercicio de mirar las manos, los ojos y los gestos de la gente en el autobús. Ahora, sigo haciendo este ejercicio en internet. Me pongo tareas en este sentido. Y, otra cosa, como decía Ken Robinson: "La creatividad es tan importante en la educación como la alfabetización".

Un artista con origen en el lienzo y el papel, ¿no se ve apabullado por los avances tecnológicos y los nuevos soportes de la información y la comunicación?

Hay un punto que tiene dos caminos. Uno es el que te asusta y otro el que te da miedo. El que te asusta te pone en guardia y te hace activar otros resortes para sobrevivir a los cambios; el que te da miedo te bloquea, te quedas obsoleto y te mueres. Yo elijo el primero. Para mí, internet es una gran herramienta que ha roto las reglas de juego. El ilustrador no puede pensar solo en ilustrar libros, tiene que pensar que se puede ilustrar cualquier superficie que soporte un dibujo...

Hoy los niños y los jóvenes están saturados de imágenes.

Detrás del ruido de tantas imágenes hay intereses muy grandes para que pensemos de una u otra manera, para que vistamos de una u otra forma. Las imágenes son como patrones. Por eso, no podemos ser ingenuos pensando que estamos haciendo dibujitos para entretenernos. Si nos dedicamos profesionalmente a esto, tenemos que saber que estamos al servicio de un lenguaje que transmite un mensaje. Estamos trabajando con navajas que pueden cortar, pero no solo el ilustrador si no todo aquel que se quiera dedicar al mundo de la imagen.

¿Es fácil transmitir a los jóvenes su experiencia?

Yo no tengo una formación en pedagogía, soy más empírico. Me gusta contar historias, sobre todo si sé que se trata de gente con tanta ilusión y vocación. Trato de llegar a los chicos a través de la provocación, de cuestionar las cosas. Por otra parte, no me gusta 'ir de Ajubel', prefiero dejar a un lado el trato de profesor-alumno y dirigirme a ellos como colegas.

¿Qué sueños, proyectos e ilusiones hay en la mente de Ajubel?

Me muero por llevar mi versión de 'Robinson Crusoe' al cine de animación. Yo tengo una cultura cinematográfica muy marcada. Y ya he hecho trabajos de este género antes. Llevo un tiempo intentando contactar con Antonio Banderas. Él, aparte de ser una persona inteligente y sensible, está metido en esto del cine de animación y me gustaría proponerle hacer con Robinson una producción a lo bestia, en la que se luzcan bien las texturas y el colorido tropical de la historia, esos colores que yo tan bien conozco. Por otra parte, ahora tengo un proyecto con un informático para hacer juegos educativos para niños en soporte Ipad. En general, los productos que hay ahora de este tipo tienen una estética bastante fea.

Etiquetas