Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

libros

Joyas para animar a los más jóvenes a leer

Aragón se suma a la literatura infantil y juvenil en Navidad con títulos ilustrados de hadas y aventurasEl sello Apila sigue descubriendo jóvenes talentos.

Joyas para animar a los más jóvenes a leer
Joyas para animar a los más jóvenes a leer

La literatura infantil y juvenil es una auténtica fiesta de la palabra, de la ilustración, de la tipografía y de la edición. No será oro todo lo que reluce, pero hay mucho donde elegir. Propuestas para todos, novedades y a menudo pequeñas joyas.

Los autores aragoneses están ahí, en primera línea de fuego. Fernando Lalana, premio Cervantes Chico, suele publicar de dos a media docena de libros por año. Daniel Nesquens lo mismo, y ahora comparece en este tiempo de regalos con la nueva entrega de su 'Marcos Mostaza 5' (Anaya), centrada en el final de las clases y la jubilación de la profesora Jovita, y con un libro de homenaje al circo: 'Seis leones', ilustrado por Alberto Gamón, un proyecto que se ha editado y difundido ampliamente en México y que ha sido impreso en China.

Para todas las edades

Míchel Suñén ha escrito la hermosa narración de 'El Morico. La historia jamás contada' (Delsan), ilustrada por Ignacio Ochoa: un libro delicioso y equilibrado para primeros lectores y para cualquier lector sensible. Juan Bolea firma 'Reserva Natural de los Sotos y Galachos del Ebro. Nunca dejes de pensar en las musarañas' (Gobierno de Aragón), que dibuja Luis Díez. Ambos narran la historia de una musaraña de ocho centímetros que cuenta cómo se vive en los galachos, quiénes frecuentan esos espacios ("Los niños son como las flores, visten el paisaje de alegría y color", se dice), y otras pequeñas historias ecológicas. Carlos Grassa Toro es otro autor incansable; publica dos nuevos títulos: 'El barranco' (Thule), un cuento que narra el viaje de cinco niños al barranco en el que sus padres fallecieron en un accidente de autobús, al que ha puesto imágenes Diego Fermín, y 'Fábulas morales' (A buen paso), un libro para adolescentes ilustrado por Meritxell Durán que es una reescritura de las fábulas clásicas, realizada con elegancia y segundas intenciones. No podemos olvidarnos del oscense Antonio Santos, pintor, ilustrador y escultor, que publica en el nuevo sello El Jinete Azul el álbum apaisado 'Arqueología', que redacta, pinta e imagina la historia de un soñador que anhela construir un barco.

El sello zaragozano Apila, vinculado a la Escuela de Bellas Artes y dirigido por Edu Flores, Ramón Aguirre y Raquel Garrido, sigue en la brecha con dos títulos: 'La rana y la serpiente' de Marta Alonso Vázquez, una alumna del centro que reflexiona sobre la amistad imposible en un cuento de origen africano sin moraleja ni final feliz, y 'El vestido de Teodolinda', con texto de Raquel Garrido y unas perfectas y sugerentes ilustraciones de la diseñadora Montserrat Jimeno.

Ambas elaboran un cuento que hace pensar en la fábula del rey desnudo en el contexto del País de las Hadas, con sus 'marietas' ("que son seres mágicos que a veces viven entre las teclas del ordenador de los escritores (?) y que casi siempre, casi siempre, susurran palabras, imágenes e ideas al oído de escritores, artistas o diseñadores"), sus tejedores, modistas, etc. De este libro destaca la audacia visual, que incorpora el universo de la moda.

Cerramos esta propuesta aragonesa con la reaparición de Francisco Meléndez, que ilustra para Libros del Zorro Rojo 'Los diarios de Adán y Eva' de Mark Twain, en el centenario de su muerte, y con Pepe Serrano que publica en Nalvay su segundo libro: 'Cocina rápida para tortugas', con ilustraciones de Mar Villar, una colección de cuentos que mezclan la gastronomía y el menú literario.

En el contexto nacional hay mucho donde elegir. Los más pequeños pueden quedarse con 'La familia' (Kalandraka. III Premio Internacional Compostela) de Pep Bruno y Mariola Cabassa, un álbum que explora los secretos y los hábitos de la vida familiar a través de los ojos de un niño al que le encanta el circo. El Jinete Azul recupera 'Yo las quería' (Premio Apel-les Mestres, 1983) que cuenta la historia de una niña y la relación tan especial que tiene con sus trenzas y con su madre enferma.

La pasión, la amistad y Picasso

Y Edelvives, que presenta un suntuoso calendario de 2011 ilustrado por Rebecca Dautremer, ofrece una historia inmortal: 'Tristán e Iseo', de Béatrice Fontanet y Aurélia Front, una leyenda de amores imposibles del ciclo bretón que ha tenido un sinfín de entusiastas en la literatura -como Steinbeck, Cunqueiro, Twain, Méndez Ferrín, etc.-, en el cine, en la música o en el cómic. A Buen paso -donde Daniel Nesquens publicó, con dibujos de Sergio Lamora, 'Papá tatuado'- ofrece el maravilloso 'Bombástica Naturalis. Bombastus Dulcimer', con texto e ilustraciones de Iban Barrenetxea, que es un inventario de historias de personajes, de árboles y de plantas que desborda imaginación, música y lirismo.

Y uno de los libros más sorprendentes que han aparecido recientemente es 'El niño que mordió a Picasso' (Siruela), de Antony Penrose. El libro juega con algunas fotos reales y pinturas, dibujos y escultura de Picasso, a quien conoció este escritor, hijo de Roland Penrose y Lee Miller, la gran fotógrafa, modelo de Man Ray y amante ocasional de Picasso. El libro aborda la complicidad y la amistad que se estableció entre el niño y Picasso, y propone un maravilloso viaje a la obra del artista malagueño. Una auténtica joya.

Etiquetas