Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

Blog - Los desastres de la guerra

por Gervasio Sánchez

PACO IBAÑEZ

"Mi única patria siempre fue la verdadera libertad"

.

Si le parece, comenzaremos hablando de política.

¿De política?

Sí, así dejaremos lo mejor, lo esencial, la música, para el final.

Estoy harto de la política, y mucho más de los políticos. Estamos rodeados de fantasmas, de gente sin escrúpulos que nos lleva utilizando demasiado tiempo.

¿Se siente utilizado?

No me dejo. Ya vale de este cuento. En el fondo, todos son iguales. No se merecen la confianza de nadie. La política actual, la de hace bastante tiempo, es una tomadura de pelo. El poder está en manos de ineptos, de mentirosos, de pobre gente sin entidad ninguna a la que le da igual los problemas que hay en la calle, que son muchos.

Hoy hay elecciones en Cataluña.

Resido aquí, pero me desagrada bastante lo que percibo.

¿Valió la pena luchar?

Soy anticonformista. Siempre merece la pena luchar por un ideal, por un deseo; pero, evidentemente, con demasiada frecuencia me siento decepcionado. Solo hay que ver los vaivenes de Zapatero.

¿Qué queda de ese soñador del Mayo Francés?

Todos describimos una trayectoria. Nací en Valencia. Mi padre era valenciano y mi madre vasca. Llegué en pañales a la Barcelona de los bombardeos, esas bombas que mataron a la madre de José Agustín Goytisolo. Tuvimos que marchar a Francia. Luego, a Euskal Herria y regresamos a Francia.

Allí se empapó de la savia de Brassens y Atahualpa Yupanqui.

Buscaba la paz, la realización plena y encontré a Brassens y Atahualpa, referencias espirituales que aún conservo.

El Mayo del 68 estaba en toda su efervescencia.

Lo intentamos todo, deseábamos cambiar el mundo, aunque nos quedáramos en la intentona.

Hasta ese memorable concierto en el Olympia de París.

Además de toda la revolución del 68, en España había unas ansias enormes de libertad. El Olympia significó una conjunción de ánimos en ese camino.

Entonces usted ya era una voz consolidada, reconocida.

Había comenzado con poemas de Góngora. Después fuimos con alberti, con Blas de Otero, con Miguel Hernández...

'A galopar', de Rafael Alberti; 'Andaluces de Jaén', de Miguel Hernández; y, por supuesto, 'Palabras para Julia', de José Agustín Goytisolo.

Tiene buen gusto usted, aunque a otras personas les encantan otras canciones.

Del Arcipreste de Hita a los contemporáneos, ha repasado toda la literatura española, lo mejorcito de la poesía en español.

Me gusta más decir que canto en castellano. Domino el castellano y el francés. También, el vasco. Y el italiano y el catalán. Incluso conozco el hebreo.

¿Cuándo cantará en hebreo?

Cuando Israel le devuelva los territorios a los palestinos.

Después de tantos reconocimientos, ¿por qué rechaza los premios que le conceden?

Por instinto, porque no soy un bobo, porque un artista tiene que ser libre en las ideas que defiende, porque no puede tener ninguna atadura.

El martes canta en el Teatro Principal de Zaragoza en la clausura del Festival 'A Cántaros'.

Tengo ganas de acudir a la tierra de Labordeta, mi hermano maño, una de las personas que me enseñó que el ser humano no camina a cuatro patas.

¿Y usted de qué tierra es?.

Mi única patria siempre fue la verdadera libertad.

Etiquetas