Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

CINE

Un James Bond turco se lanza a la caza de israelíes

La última secuela de la saga de acción 'El Valle de los Lobos', centrada en las aventuras de un superagente, suma más tensión en la relación de ambos países.

Imagen del protagonista.
Un James Bond turco se lanza a la caza de israelies
KUTLARVADISI.COM

El equivalente turco de James Bond, el agente especial Polat Alemdar, se lanzará a la caza de militares israelíes en la nueva secuela de una conocida saga cinematográfica que promete caldear más las ya tensas relaciones turco-israelíes.

"¿Cuál es el motivo de su visita a Israel?", pregunta un soldado hebreo a Polat Alemdar, a lo que éste responde: "No he venido a Israel, he venido a Palestina".

Esa escena del tráiler es toda una declaración de intenciones de por donde va la cinta, que se estrenará en enero como 'El Valle de los Lobos: Palestina'.

El filme está basado en la popular serie 'Kurtlar Vadisi' (El Valle de los Lobos), que desde 2003 se ha emitido en varias televisiones turcas con gran éxito de audiencia.

En sus nuevas aventuras, Alemdar y su equipo de superagentes acuden a Israel para asesinar al militar responsable del asalto en mayo de este año de la Flotilla de la Libertad, en el que fuerzas de elite israelíes atacaron barcos con ayuda humanitaria destinada a Gaza y mataron a nueve personas, todas de nacionalidad u origen turco.

Ya antes de este incidente, estaba decidido que el argumento de la nueva película girara en torno a Israel y los palestinos, según han explicado a la prensa sus productores.

Durante el rodaje ocurrió el ataque a la Flotilla y los autores de la película decidieron que la cinta tuviera como eje ese suceso.

De hecho, no se les puede negar olfato comercial a los productores de la serie, Pana Films, que han conseguido llevarla ya en tres ocasiones a la gran pantalla tratando temas muy actuales.

La primera película llegó al cine en 2006 bajo el nombre 'El Valle de los Lobos: Iraq' y en ella el protagonista trataba de vengar a un agente especial turco que se suicidó tras haber sido humillado por soldados estadounidense.

Esta trama se basa en el "incidente de las capuchas", durante la ocupación estadounidense de Irak en 2003, cuando varios miembros del espionaje turcos fueron detenidos por militares de EEUU y las imágenes de los turcos con la cabeza cubierta con sacos negros dieron la vuelta al mundo.

El éxito de la película estuvo en utilizar el modelo de las películas de acción de Hollywood, con unos malos malísimos, sólo que esta vez, en lugar de ser árabes o rusos, eran estadounidenses.

La película fue tachada de antiamericana y antisemita, ya que en una de las escenas un doctor israelí utilizaba a los presos de la infame cárcel de Abu Ghraib para extraerles los órganos y comerciar con ellos.

Sin embargo, fue un éxito en taquilla, recaudando más de 20 millones de euros en Turquía y otros 2 millones en Europa, especialmente entre la diáspora turca de Alemania.

El hecho de que presentase a los kurdos de Irak como cobardes colaboracionistas de los ocupantes estadounidenses no fue óbice para que la serie haya triunfado en el norte de Irak.

Lo mismo ocurre en los pueblos del "Kurdistán turco", en los que las calles quedan desiertas durante la emisión los jueves de la serie televisiva.

La secuela, 'El Valle de los Lobos: Gladio', estrenada en 2008, no tuvo tanto éxito ni tanta polémica ya que trataba una cuestión más local: el Estado profundo, un nombre con el que se definen las relaciones entre elementos mafiosos, bandas ultranacionalistas y militares con intenciones golpistas de Turquía.

En cualquier caso, el cóctel de acción sin freno, una factura de mayor calidad que la mayoría de producciones turcas y grandes dosis de nacionalismo, atraerá probablemente a muchos espectadores.

Lo que aún está por ver es cómo reaccionarán las autoridades israelíes cuando vean al 007 turco liarse a tiros en su Tierra Prometida.

"No sé que parte de esta tierra les prometieron", argumenta Polat Alemdar en otro de los fragmentos del tráiler: "Lo que yo les prometo es meterlos seis pies bajo tierra".

Etiquetas