Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

RECREACIÓN

Las criaturas de Tolkien batallan por Alquézar

Centenar y medio de orcos, elfos, enanos y guerreros venidos de España y Francia se vieron ayer las caras en un ¿wargame¿ de ¿El señor de los anillos¿ .

Tampoco faltaron los combativos (y barbudos) enanos.
Las criaturas de Tolkien batallan por Alquézar
J. L. P.

El Rey Brujo de Angmar, seguido por sus legiones de orcos y trolls, asedia la colegiata de Alquézar, convertida este fin de semana en la ciudadela de Fornost-erain, capital del reino de Arthedain, el último bastión humano. Resistiendo el embate de las fuerzas del mal, en las inmediaciones de la colegiata, pelean el príncipe Aranarth y sus fieles hombres, apoyados por elfos y bravos enanos. En total, 150 personas caracterizadas hasta el más mínimo detalle con cotas de malla de 20 kilos, armaduras, pieles de animales, escudos, mazas, espadas, lanzas, arcos, estandartes, orejas puntiagudas, dedos desfigurados, y rostros horrendos que hacían llorar a los hijos de los turistas y vecinos de Alquézar que ayer contemplaban atónitos la representación.

La escenificación recibe el título de 'La ruina de Arnor' y ha sido organizada por las asociaciones de recreaciones históricas y de juegos de rol de Monzón y Fonz, Legendaria Simulación y Héroes del Destino, que han decidido dar vida este fin de semana a los personajes míticos creados por el escritor británico J. R. R. Tolkien en su saga 'El señor de los anillos'. La batalla se ambienta en el año fantástico de 1974 T. E. (1.500 años antes de lo narrado en los apéndices de la trilogía de 'El señor de los anillos').

Pocos sitios con tanto encanto para evocar fantasías de inspiración medieval como la villa de Alquézar. Por ello (y por las facilidades prestadas por el Ayuntamiento y la Comarca de Somontano), estas asociaciones han elegido la población oscense para su gran partida de 'wargame' (variante del rol en la que prima el aspecto bélico y la estrategia), que empezó sus preparativos el viernes y se desarrolla a lo largo de este fin de semana. Se trata de la representación de un juego de rol bélico más numerosa de España, según explica Darío Español, que encarna al príncipe Aranarth y es uno de los organizadores de la actividad.

La asistencia a este juego ha sido notable, y superior al anterior evento realizado por ambas asociaciones el año pasado en el castillo de Monzón con motivo del 700 aniversario de la caída de la Orden del Temple. En la presente ocasión, la recreación literaria ha reunido a amantes de las recreaciones históricas, de la literatura fantástica y de los juegos de rol de Aragón, Madrid, Cataluña, Logroño, Valencia, Galicia y hasta de Francia.

Alquézar quedó así dividida en distritos que debían ser conquistados o recuperados por ambos bandos, camuflados entre los habituales turistas que acuden a Alquézar. El acto central ayer tuvo lugar al mediodía, con una gran batalla en la plaza Rafael Ayerbe, seguida con expectación por vecinos y curiosos.

Darío Español valoraba la buena acogida de esta actividad: "En España, este tipo de actividades son pioneras, pero en Inglaterra o Alemania tienen mucho calado. Aquí poco a poco van entrando y a las administraciones les gusta porque es una forma de invertir el tiempo de la gente joven de una forma distinta, saludable y que además tiene un interés turístico tremendo".

Etiquetas