Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

ARTE

La huella pictórica en los territorios de ultramar

La exposición 'Pintura de los Reinos' se exhibe en el Palacio Real y en el Museo del Prado.

Una de las obras expuestas en la muestra 'Pintura de los Reinos'.
La huella pictórica en los territorios de ultramar
KOTE RODRIGO/EFE

'Pintura de los Reinos. Identidades compartidas en el mundo hispánico' propone la búsqueda de una visión actualizada sobre la transmisión de los modelos pictóricos desde España a los virreinatos de Nueva España y Perú durante los siglos XVI y XVII.

Y lo hace a través de la reunión de un conjunto de obras sin precedentes que han sido seleccionadas por el hispanista estadounidense Jonhatan Brown para esta exposición que inauguró ayer la reina Sofía acompañada por Margarita Zavala, esposa del presidente de México.

El centenar de pinturas que forman la muestra, promovida por Fomento Cultural Banamex de México en colaboración con la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales, se exhiben en el Palacio Real, donde se muestran 68 obras, y en el Museo del Prado, con 36 pinturas. Estas obras, prestadas por cuarenta instituciones de nueve países, ofrecen una nueva visión no solo de las relaciones de España y sus territorios, sino una revisión de los modelos que han dominado la historia del arte.

'Pintura de los Reinos' es parte de un ambicioso proyecto cuyo resultado ha sido esta exposición y la publicación, tras casi una década de investigaciones, de cuatro volúmenes sobre el arte pictórico en el ámbito hispánico.

En lugar de trabajar "con la herencia del siglo XIX que establecía diferentes escuelas, nosotros trabajamos con el concepto de áreas y esta exposición trata el campo definido por los territorios de la monarquía española", comentó Jonathan Brown. Según el comisario, en el discurso de la muestra se ha seguido un camino "que empieza en Amberes y acaba en Potosí. Se creó una red de conexiones de artistas, frailes, nobles, que viajaban constantemente".

Las pinturas llegan a Sevilla y desde allí a América, "donde reciben las influencias de Oriente a través de Filipinas. Esta influencia se puede contemplar en los biombos".

Esta "nueva forma de mirar al pasado" se ha dividido, en el Palacio Real, en tres secciones que comienzan con un repaso por la historia de la pintura española del siglo XVI y XVII. Aquí se exhiben un biombo de Juan Correa, junto a obras de Berruguete, Juan de Juanes, Zurbarán o Rizzi, entre otros.

El segundo ámbito refleja la transmisión del lenguaje pictórico hacia la Nueva España a través de maestros europeos.

La parte más amplia está dedicada a las identidades compartidas y sus variedades locales, mostrando las coincidencias del lenguaje pictórico así como las particularidades que adquiere en cada región. Entre los artistas presentes en este espacio se encuentran Rubens, Carreño de Miranda, Juan Correa, Murillo, Baltasar de Echave Ibía o Villalpando. En la sede del Prado se contemplan pinturas que inciden en el lenguaje común y en las particularidades locales, con "obras sobresalientes, muchas nunca vistas", recordó Brown.

Etiquetas