Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

EL CEMENTERIO DE ZARAGOZA

Una ruta descubre el arte oculto de Torrero

Pérez Anadón, consejero de Urbanismo, afirma que la ruta "demuestra que una muy buena parte de la exposición más potente de producción artística no sólo aragonesa, ni nacional, sino internacional, se ha llevado a cabo dentro de este equipamiento municipal".

Una escultura en el cementerio de Torrero
La ruta 'Arte Funerario' descubre 26 lugares de interés artístico en el Cementerio de Torrero
DANIEL MARCOS

 El cementerio de Torrero de Zaragoza esconde entre sus muros una rica muestra de estilos arquitectónicos y escultóricos reunidos a lo largo de 176 años de historia, que podrán seguirse con la nueva 'Ruta de Arte Funerario', presentada esta mañana.

Obras de arquitectos como José de Yarza Echenique, Ricardo Magdalena y Miguel Ángel Navarro Pérez, y de escultores como Dionisio Lasuén, Enrique Clarasó y Daudí, o los italianos Buzzi y Gussoni forman parte de este recorrido por mausoleos y panteones familiares.

La ruta se podrá hacer con guía -desde el próximo 27 de octubre al 1 de noviembre-, y también individualmente, siguiendo las leyendas colocadas junto a los lugares de interés.

El día 27 se inaugurará un memorial en recuerdo a las 3.543 personas que murieron fusiladas durante la Guerra Civil y la posguerra, con un acto al que asistirán el presidente de Aragón, Marcelino Iglesias; el alcalde de Zaragoza, Juan Alberto Belloch, y una representación de los familiares.

El acto contará con la intervención del cantautor Joan Manuel Serrat, según ha informado hoy el consejero de Urbanismo del Ayuntamiento de Zaragoza, Carlos Pérez Anadón, en la presentación en el cementerio de la "Ruta Arte Funerario".

Este recorrido pone su mirada en 26 obras con motivos de arte mudéjar, egipcio, románico o clásico, aunque el cementerio encierra más de cien lugares de interés.

La primera parada de la ruta es la capilla que el arquitecto municipal José de Yarza Echenique levantó en 1915 tras la situación de ruina del anterior templo, un edificio ecléctico que combina un revisado estilo románico con materiales, técnicas y formas de arte mudéjar.

El mayor número de obras artísticas se concentra en los panteones de familias ilustres zaragozanas, como la de Villarroya, proyectado por Antonio Miranda Fondevila en 1882; Gardeta-Guinda, con una escultura del zaragozano Dionisio Lasuén y una puerta de hierro realizada por el cerrajero Pascual González, o Gregorio Ginés y Ginés, con una escultura del catalán Enrique Clarasó y Daudí.

Además, el camposanto está lleno de obras surgidas al amparo del Ayuntamiento de Zaragoza en reconocimiento a personas con gran significación para la ciudad, como el tenor Miguel Fleta, en cuyo panteón se instaló en 1998, con motivo del centenario de su muerte, una escultura del artista zaragozano Alberto Gómez Ascaso.

Etiquetas