Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

HISTORIA

Un ladrón de ternasco... de 1672

Una sentencia de finales del siglo XVII demuestra que el término referido al cordero joven de entre 90 y 100 días ya existía en esas fechas. El ladrón Bernardo Lafarga fue condenado a 5 años de destierro por robar uno.

Sentencia en la que se culpa del robo de un ternasco (palabra en azul en la imagen) a Lafarga.
Un ladrón de ternasco... de 1672
CASA DE GANADEROS

En un proceso abierto contra un tal Bernardo Lafarga en 1672, el imputado fue sentenciado a cinco años de destierro de Aragón por robarle a un ganadero unas cucharas de madera, unos cuchillos, una bota con vino ¡y un ternasco! Hasta hace poco, el documento más antiguo en el que salía este término era de 1802. La sentencia de finales del siglo XVII, que se guarda en el archivo histórico de Casa de Ganaderos, retrasa el posible origen de la palabra 130 años.

El hallazgo del escrito ha sido obra de Armando Serrano, director de la fundación Casa de Ganaderos, e Isidro Sierra, catedrático de la Universidad de Zaragoza. Serrano avisa de lo grave de la pena impuesta a Bernardo Lafarga. "Este señor tuvo que dejar su trabajo y rehacer su vida, aunque las penas por destierro nunca se cumplían del todo, con irse a Ejea valía. Eso sí, se ve que el tipo era un 'piezas', porque descubrieron que había robado a más ganaderos".

La palabra 'ternasco' sale en otros dos documentos del archivo de Casa de Ganaderos, institución nacida en 1218 que se mantiene actualmente como cooperativa. En uno de ellos, fechado en 1831, Casa de Ganaderos protestó contra el Ayuntamiento por el requisamiento a un ganadero de 'un ternasco muerto preparado para su consumo' ya que, en aquella época, el Consistorio tenía el control de todo lo que entraba en la ciudad.

En el otro escrito, datado en 1837, Casa de Ganaderos exigía al Ayuntamiento la eliminación del impuesto de dos reales que se le cobraba a los granjeros por cada ternasco que entraba a la ciudad. "Es muy probable que esto fuese consecuencia del conflicto que se originó por lo del cordero confiscado en 1831", añade Serrano.

El sector ovino tuvo en la Edad Media una importancia máxima en Aragón y los ganaderos fueron un verdadero 'lobby' económico. A cambio de su apoyo a la Corona, consiguieron privilegios como estar exentos de pagar los impuestos de 'castillaje' (pasar cerca de los castillos de la Corona) y 'pontazgo' (cruzar el puente de Piedra'). El gremio llegó incluso a tener un poder que pocas instituciones han tenido: su propia jurisdicción.

Un Justicia de ganaderos

Casa de Ganaderos conservó hasta 1712 jurisdicción criminal (en la que se juzgaban delitos de sangre) y hasta 1828 jurisdicción civil. Este tribunal trataba cualquier conflicto en el que hubiese de por medio un ganadero, "desde problemas con campesinos, porque un rebaño se había comido los pastos de unas tierras, hasta peleas nocturnas entre un ganadero y cualquier otra persona", explica Serrano.

La elección del Justicia de Casa de Ganaderos era cada cuatro años. Para ello se celebraba un referéndum en el que se metía el nombre de cada cofrade en un saco, proceso llamado 'insaculación' en los documentos históricos. A continuación, un niño sacaba tres de los nombres apuntados y los ganaderos votaban a quién preferían para el cargo. Este segundo paso recibía el nombre de 'fabeación' y se hacía de una manera muy particular: el votante introducía una haba blanca en el saco del candidato que quería que saliese elegido y una haba negra si prefería desecharlo. "Por ley no podían negarse a ejercer el cargo, según los estatutos solo la muerte les eximía", señala Serrano. En el siglo XV uno de ellos quiso perpetuarse en el puesto, pero la Corona le obligó a dejarlo o sería apresado, según reflejaron las actas de la institución gremial. "No se andaban con chiquitas", añade Serrano.

La digitalización de los archivos de Casa de Ganaderos comenzó hace más de cinco años y la cooperativa tiene previsto seguir con ello hasta que lleguen a los documentos fechados en 1900. "De aquí a un año tenemos previsto terminar todo el archivo, que tiene casi 5.000 documentos". Sus historias han servido para tres tesis doctorales y varias tesinas.

Etiquetas