Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

CINE

'Querida Gina', Salomón y la reina de Saba regresan al plató de Valdespartera

Se rueda en Zaragoza la historia de dos quintos gallegos que hicieron de extras en el rodaje del filme de King Vidor.

Los tres protagonistas de 'Querida Gina': Juan Sánchez, Serafín Rodríguez y Tim Allan.
'Querida Gina', Salomón y la reina de Saba regresan al plató de Valdespartera
SUSANA SOTELO

Juan y Serafín son dos jubilados que viven en Cans, una pequeña aldea de Galicia. Pero cuando están a punto de cumplir los 80 años, un hecho de su pasado va a irrumpir en su calma cotidiana y los va a llevar a vivir la experiencia más emocionante de sus vidas. Juntos emprenderán un viaje hasta Roma para intentar ser recibidos por Gina Lollobrigida, la diva con la que "compartieron" pantalla en el filme 'Salomón y la reina de Saba'.

Fue en septiembre de 1958 cuando las huestes de King Vidor, el mítico realizador, iniciaron el rodaje de 'Salomón y la reina de Saba' en los montes de Valdespartera, filmando unas espectaculares batallas. Una doble circunstancia favoreció que el rodaje fuera allí, y no en ningún otro lugar: un escenario impresionante y la colaboración del Ejército. Quienes guerrearon, vestidos de egipcios e israelíes, eran soldados adscritos a los cuarteles zaragozanos, muchos de ellos quintos que realizaban en Zaragoza su servicio militar. Como Juan y Serafín.

Más auténtico que el original

Cuenta la pequeña historia del aquel rodaje que el fotógrafo Fred Young ya había localizando exteriores en los desiertos originales, donde se supone que discurrieron los encuentros entre Salomón y la reina de Saba, en tierras bíblicas. Pero que en cuanto vio los llanos de Valdespartera exclamó: "¡Estos son más auténticos!"

La ficción, también a veces, supera a la realidad. Así que el rodaje de las batallas de 'Salomón y la reina de Saba' se hizo ahí, en el desierto zaragozano, próximo a la ciudad, un lugar utilizado para maniobras militares y donde, al final, el rodaje fue, para las tropas que intervinieron en las secuencias, como otra maniobra militar más. Salvo por dos circunstancias: que los soldados tuvieron que despojarse de su impedimenta habitual para vestir de romanos y egipcios, y -sobre todo, y ante todo- porque estuvieron cerca de Gina, de Gina Lollobrígida, la actriz protagonista del filme.

El cronista para HERALDO de aquella ocasión histórica, Pepe Pérez Gállego, resumió en los titulares de uno de sus reportajes lo que fue aquel rodaje: "La gran disciplina y arrojo de los extras fue impresionante. Gran compenetración del trabajo de los diferentes equipos. No hubo lesionados".

Ahora, cincuenta y dos años después, el cine revive aquel momento. Y un equipo gallego rueda una película sobre aquella película. Cine dentro del cine, porque estamos en tiempos metaliterarios, metafílmicos. Aunque los protagonistas ya no serán míticas "estrellas" del celuloide, sino Juan y Serafín, los dos quintos que participaron en aquel rodaje.

Dos quintos que hoy, más de medio siglo después, vuelven a Zaragoza, a rememorar aquel acontecimiento de sus vidas, sus días de mili zaragozana, de callejeos por la ciudad, de ilusiones de juventud... Volverán a sus viejos cuarteles, a sus rincones zaragozanos y al escenario de su insólita aventura cinematográfica, Valdespartera.

Los productores de la película quieren que a la secuencia de esa visita a Valdespartera acudan todos los que, de alguna manera, estuvieron en el rodaje, los zaragozanos que participaron como extras, como técnicos, o como curiosos..., fieles a Gina o a King Vidor. Será un regreso colectivo a la nostalgia, un viaje al pasado, que los cineastas gallegos quieren recrear para una película que llevará por título 'Querida Gina', porque -y aquí estará el trayecto posterior del argumento- el viaje de esos dos viejos quintos a su pasado -siguiendo el leit-motiv del filme- proseguirá después hasta Roma, donde tal vez puedan hacer realidad el viejo sueño de encontrarse cara a cara con la reina de Saba real, la que ellos atisbaron lejanamente en sus días de rodaje, la que tal vez iluminara sus sueños, la verdadera Gina Lollobrígida.

 

Viaje a la memoria

Resumimos el argumento: Juan y Serafín viven su jubilación en la pequeña aldea gallega de Cans. Con 73 años, la mayor emoción que embarga su día a día es tomar la pastilla para el corazón a las siete de la tarde y no faltar a la cita con el médico de cabecera. Pero algo va a romper esa calma cotidiana.

Tim Allan, un joven inglés que conoce la historia que los hizo famosos en Cans, les va a hacer una propuesta que ellos aceptan. Juan y Serafín, que formaron parte de los cientos de extras que componían los ejércitos de 'Salomón y la reina de Saba', nunca consiguieron acercarse a Gina Lollobrígida, un sueño que quedó semienterrado en el pasado. Ahora, más de medio siglo después, Tim les propone hacer un viaje, partir desde Cans con destino a Subiaco (Roma), donde intentarán ser recibidos por la actriz.

Metidos en una furgoneta rotulada con imágenes de la diva en la película, Serafín, Juan y Tim recorrerán el norte de España, la Costa Azul y parte del oeste de Italia. Por el camino, se encontrarán con otros testigos que vivieron la filmación y descubrirán ignorados entresijos de aquel rodaje. En Zaragoza, por ejemplo, y acompañados de sus antiguos jefes militares, volverán al escenario donde empezó todo, Valdespartera. Aquí, la producción contará con la participación de "invitados" como el general Alamán, el escultor Ángel Orensanz, que ha viajado a la capital aragonesa desde Tokio, donde acaba de inaugurar una gran exposición.

Cine sobre cine, regreso al pasado, un itinerario nostálgico y sentimental de dos viejos quintos gallegos que hacen un Camino de Santiago a la inversa. Los zaragozanos también tienen ocasión de hacerlo posible acudiendo a la filmación de una de las secuencias de ese viaje a la memoria: el próximo jueves, en la ermita de Santa Bárbara de Valdespartera.

Etiquetas