Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

ESTRENOS

Michael Douglas, ese tiburón

El actor retoma su papel de Gordon Gekko en 'Wall Street. El dinero nunca duerme', secuela del famoso filme de los 80. También se estrenan la animada 'Gru, mi villano favorito', 'Saw VI', con un nuevo montaje y después de que Cultura le quitara la calificación porno; 'Cartas a Julieta', 'Amador' y '¿Otra vez tú?'. Además, el aluvión de novedades se completa con dos documentales.

Douglas, en la secuela de 'Wall Street'
Michael Douglas, ese tiburón
HISPANO FOXFILM

Ha sido noticia porque se le ha diagnosticado un cáncer de garganta y se encuentra en pleno tratamiento. Esperemos que se recupere. Mientras Michael Douglas lucha contra la enfermedad, se estrena, 23 años después del original, la secuela de ‘Wall Street’, hito del cine de los 80 en el que encarnó al tiburón de las finanzas Gordon Gekko, que le valió un Óscar y es uno de los personajes más importantes de su filmografía. Una carrera que había perdido intensidad porque la estrella quería centrarse en su familia (y quizá porque ya no le ofrecían papeles más jugosos). En ‘Wall Street. El dinero nunca duerme’ repite detrás de las cámaras el siempre polémico Oliver Stone. La película se exhibió en el Festival de Cannes.

Stone vuelve a disparar contra el capitalismo voraz que desde Estados Unidos se extendió por todo el mundo y que, con ayuda de políticas equivocadas, nos ha arrojado al abismo económico. Gordon Gekko sale de la cárcel después de sus chanchullos y se da cuenta de que está solo, su hija no quiere saber nada de él. Años después, parece intentar redimirse y enmendar sus errores ayudando al novio de su hija, un prometedor agente de bolsa al que le han traicionado y cortado las alas. Stone evidencia que los tiempos han cambiado, si bien la ambición, las corruptelas y la codicia siguen, por desgracia, a la orden del día. Atención al reparto que acompaña a Douglas: Shia Labeouf, Josh Brolin, Carey Mulligan, Frank Langella, Susan Sarandon, Eli Wallach y Charlie Sheen, en su rol de la primera parte.

Un villano muy tierno

 

Universal se apunta a la guerra de la animación en Hollywood con ‘Gru, mi villano favorito’, comedia de animación para toda la familia que explota el carisma que tienen los malos de las pelis. En el fondo, ¿quién no se ha sentido atraído por ellos? Gru es un hombre perverso que, mientras intenta eliminar a un poderoso archienemigo, ultima su plan más ambicioso: robar la Luna, nada menos. Sus pretensiones se verán afectadas cuando entren en su vida tres niñas huérfanas que le harán sacar la faceta de padrazo que lleva dentro. El filme de Chris Renaud y Pierre Coffin, de sello europeo, juega en una categoría por debajo de Pixar, pero es una propuesta interesante debido al personaje principal y que resulta simpática gracias a los minions, los monstruitos amarillos a las órdenes de Gru. Florentino Fernández y Ana de Armas prestan su voz en la versión española, presentada en San Sebastián. Se proyecta en 3D y formato tradicional.

Un año después de que el Ministerio de Cultura, incomprensiblemente, la clasificara X por su violencia, recordando los tiempos de la censura, ‘Saw VI’ llega a las salas españolas de mano de otra distribuidora y con un montaje en el que se han recortado las escenas más truculentas. Quien esto escribe vio la ‘versión prohibida’ en el extranjero y, salvo un brutal prólogo ante el que era inevitable taparse los ojos, es igual de violenta y gratuita que el resto de entregas. Y, por ejemplo, la cuarta es bastante más salvaje y ‘gore’, la verdad. En este, parece ser, penúltimo filme de la franquicia (el cierre, ‘Saw 3D’, se estrenará en breve), el espectador seguirá descubriendo, por medio de ‘frashbacks’, por qué el asesino Puzzle (Tobin Bell), fallecido en la tercera parte, preparaba las trampas a sus víctimas. Mientras, la trama muestra a los continuadores de su horrible legado, su mujer y un detective. Aunque la saga, criticada hasta la saciedad, es indefendible desde una perspectiva artística, es justo reconocer que está mejor planificada de lo que parece y que va ofreciendo nuevas respuestas e incógnitas. Dirige Kevin Greutert en una entretenida película, menos ‘videoclipera’ que las anteriores, que solo entenderán los fanáticos de Puzzle.

Romance, drama, comedia y documentales

Amanda Seyfried, joven actriz que empieza a adquirir fama, insiste en las historias románticas con cartas de por medio. Después de ‘Querido John’, protagoniza ‘Cartas a Julieta’, filme de Gary Winick (‘Guerra de novias’) guiado por los tópicos del género que sin embargo gustará a los espectadores enamoradizos aficionados a las tramas emotivas y dulces. Seyfried es una periodista que se traslada a Verona (Italia) de vacaciones para revitalizar la relación con su pareja (Gael García Bernal). Mientras las dudas le abruman, encuentra una antigua misiva amorosa escrita 50 años atrás por una mujer cautivada por un italiano (Vanessa Redgrave). Julieta no dudará en contactar con ella para ayudarla a reencontrarse con esa persona tan especial. De forma paralela, la chica empezará a sentir algo por el nieto de la señora. Si van a ir al cine, no vean el tráiler, ya que destripa la película.

Fernando León de Aranoa es una de las figuras más representativas del denominado cine social español. Sus películas son dramáticas, comprometidas, que no rehúyen el humor y con un marcado mensaje político. Suelen gustar a la crítica y al público de izquierdas y, en cierto modo, reflejan lo mejor y lo peor de la industria nacional. Tras la controvertida ‘Princesas’, el madrileño regresa con ‘Amador’, en la que se acerca a los problemas de la inmigración. Marcela (Magaly Solier) es una mujer que se queda embarazada y, debido a las estrecheces económicas, busca trabajo imperiosamente. Queda al cuidado de un anciano (Celso Bugallo), pero este muere y a ella le surgen dudas sobre si contar la verdad o no la familia, ya que se quedaría sin empleo.

También se exhibe la comedia ‘¿Otra vez tú?’, en la que Kristen Bell se venga de la chica que le amargó la vida de niña cuando descubre que es la prometida de su hermano. Por último, dos documentales completan las novedades de la cartelera aragonesa. El primero, ‘¿Cuánto pesa su edificio, señor Foster?’, bien recibido en San Sebastián (fue el premio del público al mejor filme europeo), se centra en la figura del célebre arquitecto del mismo apellido. El segundo, ‘Blood money. El valor de una vida’, que solo se estrena en Huesca, aborda un asunto espinoso como la industria que se enriquece con los abortos en EE. UU.

Etiquetas