Ocio y Cultura
Suscríbete

LIBROS

Cuando la política y la ficción se dan la mano

Diversos ministros han repartido su tiempo entre el servicio público y la publicación de novelas, poesía o cuentos.

Cuando la política y la ficción se dan la mano
Cuando la política y la ficción se dan la mano

No han escrito el 'Quijote', 'Cien años de soledad' ni 'Millennium', pero se han lanzado a la aventura de emular a Cervantes, García Márquez o Stieg Larsson. Muchos políticos españoles han encontrado un hueco en su quehacer público para escribir, como el ex ministro de Administraciones Públicas Jordi Sevilla, que ha publicado la novela policiaca 'La joven de la foto' y que de pequeño ya escribía cuentos y obligaba a sus padres a leerlos "disciplinadamente". Dice que hace tiempo que tenía escrita su primera novela, pero le daba "un poco de rubor" darla a conocer.

Manuel Pimentel, ex ministro de Trabajo, cuenta que, hasta la adolescencia, cuando le preguntaban qué quería ser de mayor siempre decía que quería escribir. Autor de tres novelas -la última de aventuras, 'Puerta de Indias'-, jamás pensó en ser político, pero la vida le llevó a esta actividad. La política y la literatura son dos mundos distintos, en los que se ha encontrado "incómodamente cómodo", y considera que la política es muy literaria, "un magnífico laboratorio para conocer personajes y pasiones humanas".

Pero la única manera de compatibilizarpolítica y literatura es madrugando y "robando tiempo", porque son dos actividades "totalmente diferentes", opina el ex ministro de Cultura César Antonio Molina. "Una es solitaria e individual y otra es colectiva", resume Molina, que ha cultivado la novela y el ensayo, y prepara ahora un poemario titulado 'Cielo Azar'.

La también ex ministra de Cultura Carmen Alborch ve complementarias y coherentes sus responsabilidades políticas y su obra literaria, que está ligada a su compromiso con la igualdad de oportunidades. Sus tres primeros libros -'Solas', 'Malas' y 'Libres'- tienen que ver con la situación de las mujeres, y 'La ciudad y la vida' ofrece su visión sobre el municipio en el que vive. Alborch reconoce que "el día a día de la política es muy duro" y que la creación literaria le ofrece la posibilidad de reflexionar.

El diplomático y político Javier Rupérez, que ha publicado el volumen de cuentos 'Primer libro de relatos' y la novela 'El precio de una sombra', se ha dedicado a la literatura de forma "aficionada y esporádica", y cita a Camilo José Cela cuando dijo aquello de que "no hay inspiración sin transpiración".

Para Abel Caballero, ex ministro de Transportes, la política permite estudiar los comportamientos de las personas, de los grupos y de las sociedades en momentos de especial tensión y aporta una enorme riqueza para la construcción de personajes. Ha publicado cuatro novelas -entre ellas 'La elipse templaria' y 'La puerta amarilla'- y tiene otras dos acabadas.

Autora de la novela histórica 'Urraca, señora de Zamora', la ex secretaria general de Asuntos Sociales y actual presidenta de la Cruz Roja Española en Sevilla, Amalia Gómez, señala que la literatura siempre le ha gustado y le ayudó a "romper con la actividad del día" y "volver a la normalidad" porque, de lo contrario, "te conviertes en un gestor obsesionado con una temática".

Y el senador y ex presidente de la Asamblea de Madrid Juan Van Halen, autor de una treintena de libros (entre ellos el poético 'Lejana palabra'), recuerda que en el siglo XIX "uno de los puntos de partida para la política era la literatura".

Etiquetas