Ocio y Cultura
Suscríbete

MÚSICA

Paco de Lucía y Jorge Drexler, dos noches de lujo para el cierre del festival Luna Lunera

El gaditano, uno de los mejores guitarristas de la historia, llenará hoy de embrujo la Lonja de Sos.El uruguayo promete otra lección de buen gusto y poesía sin barroquismos.

Paco de Lucía
Paco de Lucía y Jorge Drexler, dos noches de lujo para el cierre del festival Luna Lunera
HERALDO

¿Qué tienen en común el cantautor cubano Santiago Feliú, el aragonés Jorge Berges o el alemán Rudolf Schenker, miembro de Scorpions? Dos cosas: tocan muy bien la guitarra e idolatran a Paco de Lucía. ¿Qué tiene este hombre, que unifica criterios de cunas tan dispares? La calidad, sin duda, y algo más: el duende, ese que persiguen todos los flamencos y que, en el caso del maestro algecireño, parece viajar siempre entre las cuerdas de su guitarra. Esta noche (23.00) actuará en una abarrotada Lonja Medieval de Sos: agotó las entradas hace meses.

Paco de Lucía acude curioso a su cita con el festival cincovillés. Serrat, que se ha convertido en un embajador lunero desde su actuación en 2009, le convenció para que aceptara la invitación de los organizadores: seguro que quiere ver si 'el noi del Poble Sec' exageraba. Mañana, a la misma hora, Jorge Drexler despedirá la edición 2010.

Las calles del barrio de la Bajadilla vieron los primeros escarceos de Paco con la guitarra. Allá en los primeros cincuenta, con apenas seis años, el pequeño comenzó a tocar la guitarra: fue un amor a primera vista. Comenzó a actuar a los doce años junto a su hermano Pepe como el dúo Los Chiquitos de Algeciras. Con catorce ganó un premio en el Concurso Internacional de Arte Flamenco de Jerez de la Frontera, y acto seguido inició su carrera internacional, empeño en el que va a cumplir medio siglo. José Greco lo contrató como tercer guitarrista de su Compañía de Ballet Clásico Español, y en seguida viajó por primera vez a Estados Unidos.

Parco en palabras

El maestro nunca ha sido muy amigo de declaraciones altisonantes. Lo suyo son los fraseos con la guitarra, pero ha dejado para las siguientes generaciones reflexiones llenas de sabiduría: todas muy directas, sin adornos. "El estilo no es un punto de partida, sino un resultado", es una de ellas.

Con la dirección artística de su padre, Paco grabó sus primeros discos a finales de los sesenta junto a su hermano Pepe. La asociación profesional con el mítico Camarón acabó de cimentar su leyenda. "Mi sueño siempre fue ser cantaor, mientras que el de Camarón fue ser guitarrista", reveló Paco de Lucía en una ocasión al recordar al malogrado artista de Sanlúcar. La conjunción de sus respectivos afanes dio como resultado la mejor y más brillante etapa del flamenco clásico, aliñado además con elementos revolucionarios para los puristas, y materializado en una decena de álbumes.

Cuando Paco de Lucía toca la guitarra, el universo se detiene. Cuando lo hace en un entorno como el de esta noche (muchos recuerdan el recital que diera en el Rincón de Goya en julio de 1986, con 'Entre dos aguas' como momento álgido), la cosa solo puede acabar en acabose del bueno.

Ese muchacho tan majete

Hace unos meses, en cu última aparición por el Teatro Principal, Drexler desgranaba los temas de su penúltimo disco de estudio, 'Cara B', además de dar un buen repaso a los éxitos de 'Eco' y sus trabajos anteriores. Se hace complicado ir a un concierto del uruguayo y que no suene 'Mi guitarra y vos', 'Todo se transforma' o 'La edad del cielo'; las posibilidades de que eso ocurra, no obstante, crecen con cada nuevo empujón al repertorio global de este cirujano de los versos, que llegara a España hace una década de la mano de Sabina y ya tiene en casa un Óscar de Hollywood, entre muchos otros pisapapeles de lujo.

En 2010, Drexler ha editado 'Amar la trama', un título que se queda a un suspiro del palídromo: la fachada de una docena de canciones soberbias, al nivel de sus mejores composiciones. 'Tres mil millones de latidos', el dúo 'Toque de queda' con su actual pareja, Leonor Watling, y la intensísima 'Mundo abisal' -que a punto estuvo de ser el título del álbum- son las piezas más relevantes de un disco paladeable hasta decir basta.

Etiquetas