Ocio y Cultura
Suscríbete

LIBROS

Un inquietante libro que sabe lo que usted piensa

Imagine que recibe un inquietante anónimo que le pide que piense, al azar, un número del uno al mil. En la misma carta otro sobre contiene el número que usted ha pensado, uno cualquiera sin significado concreto para usted. Le preocuparía que alguien pueda leer su mente, ¿verdad?

Portada del libro
Un libro que sabe lo que piensa
HERALDO

 'Sé lo que estás pensando' (Roca) es la primera incursión literaria del ex publicista estadounidense John Verdon, ya ha alcanzado siete ediciones en dos meses y su misteriosa trama policíaca esté en boca de todos, que se hacen la misma pregunta: cómo es posible que el asesino adivine los números que conocen sus futuras víctimas, que lea las mentes.

"Creo que lo que engancha a los lectores es que encuentran una trama de misterio que se desarrolla a un ritmo vertiginoso y muy entretenido, pero a la vez encuentran a los personajes emocionalmente reales", considera el autor.

Esos protagonistas son el analítico inspector de policía jubilado Dave Gurney y su mujer, que se han trasladado desde Nueva York a los bellos campos de Delaware. A él le cuesta desconectar de una carrera profesional brillante, de culpabilidades latentes, y reconciliarse con el pasado, algo que su inteligente esposa le reprocha, en una relación marital que la novela también "examina con lupa".

La jubilación anticipada en la América rural es algo que comparten el detective Gurney y a su creador. Y no es lo único, porque John Verdon se crió en la misma zona de Nueva York que su protagonista, se graduó en el mismo instituto y desarrolló en la gran ciudad una carrera profesional de alto voltaje.

"Comparto una parte de lo que Dave piensa y siente, pero a la vez tiene preocupaciones y puntos de vista diferentes a los míos. Le entiendo tan bien como para poder escribir sobre él, pero no sería capaz de hacer lo mismo. Carezco de su dureza y su capacidad de confrontación", asevera el autor.

Al parecer la figura del ejecutivo publicitario que da el salto a la escritura (y consigue vivir de ella) no es infrecuente, explica Verdon, quien considera que haber escrito anuncios es útil para después centrarse "en la comunicación, más que en la simple expresión".

Sin embargo, lo que de verdad le ha ayudado es la "ligera dosis de paranoia" que aliña su personalidad.

"Es a la vez un regalo y una maldición. Un regalo porque me resulta facilísimo imaginar tramas factibles de lo más perturbadoras. Una maldición porque me asusto con facilidad y hay una parte de mi cerebro que parece estar dedicada a pensar posibles cosas de las que estar atemorizado", ironiza.

Sumemos esa cierta tendencia paranoide a una pasión indisimulada por la literatura de misterio y las posibilidades de éxito se multiplican. Verdon se confiesa devoto de las historias criminales, y en especial las que implican resolver un misterio complicado. Su lista la encabeza Arthur Conan Doyle, y también disfruta, de entre los vivos, del estilo limpio, elegante y preciso del británico Reginald Hill.

Mientras 'Sé lo que estás pensando" se vende como rosquillas en doce países de Europa y Asia, Verdon ha comenzado a pergeñar las próximas aventuras de Gurney, dos nuevas novelas que verán la luz en Estados Unidos en verano del 2011 y en el 2012, respectivamente. Mientras, la primera ya está en manos de un agente de Hollywood, con buenas perspectivas.

"Dave tiene aún mucho que aprender sobre sí mismo, su mujer, su hijo, y también sobre la naturaleza del vínculo que tiene con su profesión. Como todos nosotros, Gurney actúa sobre la certeza de aquello en lo que cree. Pero a través de las consecuencias de sus actos descubrirá que sus creencias también tienen limitaciones y eso cambiará sus prioridades", avanza el escritor.

En los próximos libros también sabremos más sobre la mujer de Gurney, Madeleine, que además es el personaje favorito de Verdon, que la ve como "el alma" de esta incipiente saga.

"¿Por qué tienen éxito las novelas de misterio? Porque las buenas hablan sobre la vida", concluye Verdon.

Etiquetas