Ocio y Cultura
Suscríbete

ARTE

Una retrospectiva de Antón González, en el Camón Aznar

Casi treinta años después de que exhibiera por última vez una muestra individual del pintor vasco, Zaragoza volverá a contemplar sus óleos. Hasta el 30 de septiembre.

El Museo Camón Aznar de Zaragoza inaugura hoy una retrospectiva del pintor bilbaíno Antón González, Hanton, un recorrido por la obra del artista desde 1947 hasta 2003 que supone su regreso a las salas expositivas, de forma individual, después de treinta años.

Y también su retorno a la capital aragonesa, ciudad a la que llegó con 11 años en 1940 (tras una estancia en Barcelona partió en 1955 a París) y a la que quería hacer un homenaje porque le "despertó el duendecito de la pintura", según ha reconocido el artista en la presentación de la exposición.

Hasta el último cuadro de la muestra es Zaragoza, porque su pintura se formó en el paisaje de esta ciudad, aunque también los habrá con algo de Bilbao "secretamente", ha afirmado el pintor, quien ha calificado su obra de "dura" e incluso "desagradable" y es "natural", ha admitido, que los responsables de cultura le olvidaran.

La muestra, "Hanton. Pensar en pintura", está compuesta por 36 óleos y 6 dibujos y es para su comisaria, Chus Tudelilla, un "regalo" porque hacía casi 30 años que no exponía de forma individual, y además repasa la "aventura" pictórica de Antón González, que no es sino la inmersión en la abstracción y, desde ella, a una figuración entendida como lo más interno de su pensamiento y su forma de ver el mundo.

Se trata, ha recalcado, de un artista que nunca quiso copiar la realidad, sino pintarla, de ahí que de una pintura figurativa absolutamente expresionista, con la que se abre la exposición, pasara directamente a una abstracción con "ecos" de figuración de la realidad que él quiere plasmar.

Tudelilla ha reivindicado además rescatar del olvido el trabajo de los artistas que en los años de postguerra trabajaban individualmente, como Antón González, porque lo hacían con el mismo planteamiento de "renovar la vida desde el arte" que los grupos a los que se ha prestado más atención, como Pórtico.

El arte, en aquella época, hizo posible "abrir unas ventanas en las que se respiraba aire fresco, con muchas dificultades" y las "tonterías" que se pintaban entonces, para la comisaria, han hecho que Zaragoza sea hoy un lugar en la historia el arte.

"Tenemos que estar muy atentos a todas esas tonterías que transgreden las convenciones, porque suelen ser las que nos dan lustre", ha recalcado.

Por su parte el responsable de las actividades culturales de Ibercaja, José Luis Lasala, ha destacado que Antón González es uno de los artistas referentes históricos y "la memoria viva de la vanguardia histórica de postguerra en Aragón" que fue capaz de crear "un caldo de cultivo" y de convertirse en "la lumbrera que iluminó toda la pintura contemporánea en España".

Las obras de la exposición, que permanecerá en las salas del Camón Aznar hasta el 30 de septiembre, pertenecen a colecciones de particulares y de Ibercaja, del Ayuntamiento de Zaragoza, de la Diputación de Zaragoza y Artium de Álava.

Etiquetas