Ocio y Cultura
Suscríbete

LIBROS

"No hay pluma sin libro, ni libro sin lector"

Shakespeare y José Zorrilla 'revivieron' ayer en la plaza del Pilar. Junto a personajes de sus obras, fomentaron la lectura de libros.

La estatua viviente de William Shakespeare besa la mano de una señora tras recibir su premio.
"No hay pluma sin libro, ni libro sin lector"
PEDRO ETURA

Un Don Juan Tenorio muy atrevido estuvo ayer paseando por la plaza del Pilar, en Zaragoza. Sin parar de lanzar proclamas sobre el amor, dirigió piropos y halagos a toda mujer que tuvo a su lado. Una de ellas fue Julieta, la protagonista de la obra más conocida de William Shakespeare, que buscó consuelo por su eterno romance frustrado. "¿Por qué mi historia de amor con Romeo siempre acaba mal?", le preguntó, entre sollozos, a una estatua de Shakespeare. La escultura viviente cambió su pétreo gesto y le contestó exultante: "Se convirtió en un ejemplo para millones de parejas en el mundo".

Esta particular escena fue una de las que disfrutaron ayer los viandantes que pasearon por la plaza del Pilar. Cinco efigies de Miguel de Cervantes, José Zorrilla, Julio Verne, William Shakespeare y Lope de Vega interactuaron con los transeúntes y con los personajes más conocidos de sus obras. Entre todos, animaron a los espectadores a la lectura de libros. La acción llevada a cabo ayer forma parte de la campaña 'Leer tiene premio', impulsada por la Federación de Gremios de Editores de España y patrocinada por el Ministerio de Cultura.

Para que los transeúntes pudieran recibir su recompensa debían portar entre sus manos un libro, un periódico o cualquier papel que se pudiera leer. Los espectadores tenían que revivir a los autores clásicos acariciando sus ropas y enseñarles su lectura, a lo que las estatuas vivientes respondían regalando un presente: un marcapáginas o una pequeña linterna. Don Juan Tenorio, sin embargo, se ofreció a "premiar con su compañía a toda bella dama", indicó el personaje de Zorrilla.

Los actores representaron desde por la mañana, hasta las 15.00 y cada veinte minutos, una pequeña obra que incluyó frases originales de las obras clásicas. Las estatuas vivientes de Miguel de Cervantes y Shakespeare no pararon de lanzarse pullas y mofas mientras Sancho Panza y Phileas Fogg -el protagonista de 'La vuelta al mundo en 80 días'- intentaron frenar a Don Juan Tenorio, que no paró de flirtear con las espectadoras. Miguel de Cervantes, hacia el final de la función, advirtió al resto de autores clásicos de que "no hay pluma sin libro, ni libro sin lector", por lo que advirtió de que "solo podremos mantenernos vivos en la imaginación de los lectores". La estatua viviente del 'manco de Lepanto' solicitó al público que nunca dejara de leer y acabó la función, junto al resto de personajes, coreando la frase "¡El que lee mucho y anda mucho, ve mucho y sabe mucho!".

La iniciativa tuvo una buena acogida entre los viandantes que se acercaron a la plaza del Pilar. Algunos acudieron sabiendo lo que se iban a encontrar, aunque otros se toparon de frente con la representación y no dudaron en quedarse hasta el final. "Una señora, en Sevilla, nos trajo una radiografía para que se la firmásemos. Era lo único que tenía", indicó Alberto Díaz de la Quintana, que representó el papel de Miguel de Cervantes. Todos los actores forman parte de la compañía Diamante y Rubí de Alcoy, de Alicante, y en años anteriores han llevado la campaña de fomento de la lectura a playas españolas.

Etiquetas