Ocio y Cultura
Suscríbete

artes escénicas

Circo sin payasos en Villanúa

Las grandes carpas desaparecen y toman protagonismo las calles, eliminando el sistema circular del circo, que actualmente cae en el olvido. Y esto lo tiene muy presente el público que acude a este tipo de eventos.

El público de Villanúa siguió ayer atentamente la actuación de los acróbatas.
Circo sin payasos en Villanúa
LAURA ZAMBORAíN

Malabaristas, magos, trapecios, acrobacias y títeres. Las diferentes técnicas circenses se han adueñado este fin de semana de las calles y plazas de Villanúa, que se han transformado en improvisadas pistas de circo para deleitar y sorprender al público de todas las edades, gracias a la sexta edición del Jacetania Circus.

Pero no es un circo tradicional, sino lo que las compañías llaman el 'nuevo circo', que ha sufrido una gran evolución. Ya no se trabaja con animales, ni están presentes los payasos de toda la vida. Se trata de unir el teatro, la danza y la música con las técnicas circenses. En todos los espectáculos conviven estas tres disciplinas, a las que se añaden los espectáculos aéreos, las acrobacias de suelo o los malabares. Es decir, que el circo "se teatraliza".

Las grandes carpas desaparecen y toman protagonismo las calles, eliminando el sistema circular del circo, que actualmente cae en el olvido. Y esto lo tiene muy presente el público que acude a este tipo de eventos.

"Estas actuaciones son muy diferentes a lo que estamos acostumbrados a ver en las tradicionales carpas de circo", apuntó Sandra, una de las muchas espectadoras que ayer acudió a Villanúa con sus hijos, que disfrutaron con los diferentes espectáculos programados por la tarde. "Son innovadoras, originales y muy sorprendentes y además animan mucho, tanto a los niños como a los mayores, porque están pensados para todas las edades", consideró.

Las altas temperaturas que se registraron ayer en la comarca de la Jacetania no impidieron que cientos de personas, tanto de la comarca como de fuera, se reunieran en torno a los espectáculos que ofrecieron las diferentes compañías participantes en este festival, ya consagrado en el valle del Aragón.

Gracias a esta buena afluencia se cumple uno de los objetivos del festival, que es ampliar la oferta turística cultural y fomentar la programación de espectáculos de circo y actuaciones de calle, tan escasos en esta Comunidad autónoma. Los paraguas, sombrillas y gorras fueron elementos muy utilizados y que ayudaron a combatir el intenso calor, aunque a estos útiles también se añadieron refrescos y helados.

Circo y medio ambiente

El primero en salir a escena ayer fue Cartonutti, un mago que, además de divertir, enseñó a los niños la importancia que tiene el cuidado del medio ambiente. Y no actuó solo, ya que los más pequeños tuvieron la ocasión de participar y ayudar al mago en sus animaciones.

Las siguientes artistas en actuar fueron dos chicas, de la compañía Estropicio, con un número basado en técnicas acrobáticas de suelo y otras aéreas fusionadas mediante interpretación y danza.

La tarde la cerró la compañía Dodó, con un número en el que se puso de manifiesto el sueño del ser humano de volar. Los dos integrantes de Dodó intentaron convertir este sueño en realidad y para lograrlo utilizaron diferentes artilugios hasta que dieron con el que les pudo llevar a navegar por las nubes.

La primera jornada de circo se completó, ya por la noche, con la actuación en la plaza mayor de Villanúa de otras cuatro compañías.

Hoy, cabaret y música

La magia del circo continúa hoy, a las 18.30, con un espectáculo de cabaret, y a las 20.00, con la compañía Circ Pistolet, con música en directo hecha con sonidos y personajes caricaturescos.

Miguél Ollés, director de la asociación Animahu, destacó también la novedad que se ha introducido este año en el festival: "Gracias al apoyo del Ayuntamiento de Villanúa hemos podido alargar el Jacetania Circus, con diversos talleres y actuaciones que comenzaron el pasado martes y que han conformado la Semana del Circo de Villanúa", afirmó. Para las próximas ediciones, "esperamos ampliar los días y las actuaciones", añadió el alcalde de la localidad, Luis Terrén.

En esta sexta edición participan 12 compañías francesas, argentinas, catalanas y aragonesas, dos de ellas pertenecientes al proyecto Caminos Emergentes, integrado en el Programa de Cooperación Europea Circ Que O!. Tiene como objetivo construir una plataforma pirenaica de las artes del circo en la que artistas y profesionales del sector pueden desarrollar sus proyectos.

El Jacetania Circus festival nació en el año 2005, siendo el primero de circo que se organizaba en Aragón. Esta apuesta ha conseguido introducir al público en los lenguajes artísticos de las disciplinas circenses, que cada año se renuevan y han conseguido afianzarse en esta localidad oscense. Desde la organización se muestran "muy contentos" con la gran afluencia de público a unas actuaciones "de gran calidad".

Etiquetas