Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

MÚSICA EN DIRECTO

Alpha Blondy lleva al Auditorio de Ranillas reggae con alma universal

El artista de Costa de Marfil, un habitual de Pirineos Sur, actúa hoy (21.00) en el marco de los Festivales del Ebro.

El marfileño Alpha Blondy es, sin duda, uno de los mejores músicos de reggae del planeta, pero sería injusto limitar el dibujo de su figura a esta consideración. Pionero en temática e incansable en la ingrata tarea de poner dedos en múltiples llagas sociales, este artista singular se ha distinguido por utilizar su talento como aldabonazo en las conciencias colectivas del mundo ante la realidad cotidiana de África. Ha sido incluido cuatro veces en el cartel del festival oscense Pirineos Sur, la última el año pasado: una plusmarca en Lanuza.

Ahora le toca el turno de recibir al eminente Alpha Blondy al zaragozano Anfiteatro de Ranillas, que le servirá esta noche de escenario (a las 21.00) dentro de la programación de los Festivales del Ebro.

Paz, amor y justicia social, sin acallar la rabia ante las injusticias. Alpha Blondy es capaz de entregarse a hacer una versión en francés del 'Wish You Were Here' de Pink Floyd o el 'Buffalo Soldier' de Marley... y de cantar en hebreo a los musulmanes o en árabe a los israelíes, como arriesgada maniobra de promoción de la unidad de los pueblos.

Alpha Blondy debe su nombre artístico a su abuela, que le llamaba cariñosamente 'bandido' con esta fonética algo inusual que acabó siendo apellido universal del músico. El nombre, Alpha, lo tomó de la primera letra del alfabeto griego. Este 'Primer Bandido' hunde sus raíces musicales en los ritmos yagba y gumbe, aunque tienen el mismo peso en su producción posterior que la fascinación del joven Alpha Blondy por Pink Floyd, Hendrix, Beatles, la Creedence u Otis Redding, además de la lógica y alargada sombra de Bob Marley.

Blondy estudió Literatura en la Columbia University a finales de los 70, pero se 'doctoró' en los rincones de Central Park y los clubes de Harlem. Su gran espaldarazo llegó en 1981 con un 'show' en la televisión marfileña, gracias al apoyo de su amigo Fulgence Kass. Luego grabó su primer disco, 'Jah Love', en un solo día (ocho temas), con una canción, 'Brigadier Sabari', que contaba el maltrato sufrido en un encontronazo con la policía de Abidjan. Desde entonces ha grabado docena y media de álbumes y lleva 20 años establecido como una figura internacional de primer orden.

Para escucharlo hoy en el anfiteatro de Ranillas, las entradas cuestan 18 euros (a la venta en www.ibercaja.es y cajeros Ibercaja). No obstante, Aragón Musical (www.aragonmusical.com) ha promovido un reparto por correo electrónico de ofertas 2x1.

Etiquetas