Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

LITERATURA

España entra en el negocio del libro digital

La plataforma Libranda para la distribución de libros electrónicos, fruto de un acuerdo entre diez grandes editoriales, acaba de ponerse en marcha y espera marcar el verdadero arranque en nuestro país de un nuevo modo de leer que va a modificar todo el mercado del libro.

Nace un nuevo negocio en España. El objeto en venta se llama libro electrónico y no es tangible. Vuela por el espacio y se descarga en un ordenador o un Ipad para leerlo en una pantalla. Es más barato que el libro de papel -entre un 20% y 30%, aunque cada editorial lo decidirá- y cada compra por tarjeta de crédito ofrece la opción de seis libros por descarga. La rapidez y comodidad son otras ventajas que se suman al precio, pero los empresarios de las librerías tienen también sus miedos a causa de la piratería.

Un gran distribuidor de libros digitales acaba de abrir su tienda en España con unos 2.000 títulos disponibles, de autores como Miguel Delibes, José Saramago, Ken Follet, Carlos Ruiz Zafón, Julia Navarro, Arturo Pérez-Reverte, Javier Marías, Ildefonso Falcones o Juan José Millás.

Se trata de la distribuidora digital Libranda, fundada por las editoriales Random House Mondadori, Planeta, Santillana, SM, Wolters Kluwer, Roca Editorial y Grup 62. Empieza a funcionar para vender a través de varias grandes cadenas -El Corte Inglés, Casa del Libro, FNAC, Abacus, librerías Santos Ochoa, Cervantes y Laie-, además de las tiendas especializadas en libros electrónicos Todoebook y Leqtor. Pero las librerías más pequeñas tampoco se cierran a esta nueva parte del negocio.

Adaptación y dudas

Una de las tiendas que se está abriendo a este mercado digital es la zaragozana Librería París. "Hay que apuntarse para que el que quiera comprar el libro electrónico pueda pedirlo por la web. Estamos en proceso de tener la pasarela de pagos que aprueban los bancos, configurar la web y apuntarnos a Libranda", explica José Ignacio Concellón, de este establecimiento aragonés. "No puedes dejar de estar allí, aunque sea un dos o un cuatro por ciento de la venta de libros", agrega.

Concellón precisa que "el precio del libro electrónico es más barato, aunque no sabemos todavía si el producto tendrá el IVA de los libros o el nuevo IVA del 18% como un producto electrónico", comenta.

Las editoriales españolas, por su parte, se han puesto en contacto en las últimas semanas con los autores cuyas obras publican para comunicarles su adaptación a los cambios que supone internet y el consumo de libros a través de la red.

Así, los responsables de las editoriales explican a los escritores que han convertido sus obras de papel al formato electrónico 'pdf' para venderlas por la red y adaptarse a los nuevos tiempos. Lo que es moneda corriente en Estados Unidos, aquí todavía resulta una novedad.

"Empezamos a convertir libros en diciembre pasado con la ayuda del Ministerio de Cultura y la Biblioteca Nacional. Nosotros hemos puesto en circulación unas 500 obras, primero en catalán y luego en castellano", explica Eli Bofill, directora de derechos de autor de la editorial Grup 62.

Ella misma aclara que favorecer la distribución a través de internet "no se salta los negocios de las librerías, porque todas pueden estar 'on-line'. Es otra venta y otro negocio. Nosotros tenemos nuestra distribuidora digital (36lbooks), que combinamos con Libranda, y liquidaremos los derechos con los autores como hacemos con los libros, el mismo porcentaje del contrato", agrega.

Las editoriales han creado también sus distribuidoras digitales para suministrar a las tiendas que venden en internet. En su opinión, este nuevo negocio no es una forma de cerrar las pequeñas librerías, aunque en el libro digital entran de momento las macrolibrerías para estrenarse.

Iguales derechos

Por el momento, lo habitual es que los autores de los libros mantengan las mismas condiciones firmadas con el ejemplar de papel, aunque se abre la posibilidad de recibir el royalty (un 10% del precio de venta) que consta en su contrato y la liquidación anual con el resto de modalidades de la edición.

Las editoriales enviaron una carta de comunicación sobre el 'e-book' a sus escritores para remitirles un vínculo de internet donde pueden descargar dos ejemplares en 'pdf' de sus obras, que sirven como justificante de la edición digital que han realizado y la puesta en marcha del nuevo producto en el mercado.

Libranda informó en un comunicado de que en las próximas semanas nuevas editoriales y tiendas 'on-line' se sumarán a la plataforma. Tras una primera etapa de aprendizaje, el 15 de septiembre se podrá acceder a las páginas web de 21 canales 'on line', además de tiendas 'on-line' de operadores de telefonía móvil o a otros distribuidores de contenidos digitales.

Alguna de esas tiendas de 'e-books', como El Corte Inglés, anunciaron que pondrán en venta 1.000 títulos de autores de primer nivel de las editoriales de Libranda, aunque con esta incorporación ofrece en total 17.000 libros con un amplio catálogo de una temática variada. En su tienda existe una zona de 'e-books' gratuita para probar las descargas y una demo explicativa con una asistencia técnica de la adquisición y el uso del libro electrónico.

Hay empresarios que tienen sus temores a lo desconocido. Uno de ellos es si el 'e-book' va a funcionar, porque los aficionados a leer siempre cogerán un libro. Pero no pueden quedarse descolgados. Y cuando se habla de internet siempre aparece la piratería alrededor, como con la música y las películas. "Uno puede descargarse un libro en una librería y luego colgarlo en una página web de México y se rompen los derechos de autor", dice un librero zaragozano. Sea como fuere, el libro electrónico ha nacido y todavía es un bebé.

Etiquetas