Despliega el menú
Ocio y Cultura

ENTREVISTA

Mani, el orgullo de Mánchester

Gary Mounfield, el bajista de Stone Roses y Primal Scream, pincha el jueves en el Jarvis de Zaragoza

Garry Mounfield estará pinchando el jueves.
Mani, el orgullo de Mánchester

Gary Mounfield, alias Mani, huele a fiesta loca y a gloriosa historia musical. Bajista de Stone Roses y Primal Scream, dos referencias ineludibles en el altar de los sonidos alternativos, ha ejercido de actor principal en algunos de los capítulos más soleados de la educación lúdico-sentimental de una multitud. Mancuniano a mucha honra, atiende a HERALDO con motivo de su sesión como DJ el próximo jueves 1 de julio en la sala Jarvis de Zaragoza (calle María Lostal).

¿Mani?

Hmmmmm. (Largo silencio). Sí, sí, aquí estoy. Con tantos partidos del Mundial…

¿Cómo está viviendo el Mundial?

Con horror. Inglaterra es la p*** mierda, pura basura. El error del portero (Robert Green) en el primer partido lo define todo. Es más probable que yo gane un concurso de belleza que Inglaterra se imponga en el Mundial. Segurísimo.

Hoy en día debe ser difícil ser inglés en relación al fútbol.

Perdone, yo no soy inglés, yo soy de Mánchester. Que no es lo mismo. Son cosas muy diferentes. (Se ríe a carcajadas).

Usted es fan del Manchester United, ¿no?

Sí, por supuesto. Soy un fan del glorioso Manchester United. Con mucho orgullo.

¿Qué opina de España, de La Roja?

Creo que España ganará el Mundial de Sudáfrica. (La entrevista fue realizada antes de la derrota de España ante Suiza).

¿Lo dice en serio?

Los mejores equipos son, sin duda, España y Brasil. Da gusto ver un partido de España por la televisión. Esos chicos juegan al fútbol de maravilla.

Hablemos de música.

Si quiere podemos seguir hablando de fútbol. A mí me encanta.

No creo que le gustara a la directora de este suplemento.

Pues hablemos de música, no se hable más.

¿Cuál es el secreto de Mánchester para haber regalado tantos y tan grandes grupos?

Sinceramente, yo creo que es la lluvia, la maldita lluvia. Hace que la gente no haga cosas al aire libre, sino bajo techo. La afición más extendida es escuchar música y el paso siguiente es querer montar una banda con los colegas. Es una combinación del clima de perros que tenemos y de las grandes colecciones de discos de la gente.

¿Cómo es una noche cualquiera en su ciudad?

Flipante. Que te guste la música y vivas en Manchester es una bendición. Me considero un privilegiado por ello. Es un sueño hecho realidad.

¿Qué quería ser de niño: astronauta, tal vez futbolista…?

Astronauta, músico o futbolista, por este orden. Estas eran mis opciones.

¿Astronauta?

Uno de mis mayores deseos desde niño siempre ha sido viajar al espacio. En cierto modo, creo que con mi música he salido al espacio varias veces.

¿Cuántas veces ha contestado a la pregunta de si volverán los Stone Roses?

Cientos. Miles. Tal vez millones de veces. Pero lo soporto con gusto porque es bonito que la gente siga pensando que deberíamos regresar.

¿Usted es partidario?

Yo no tendría ningún problema pero Mr Ian Brown no está muy de acuerdo.

Con Primal Scream, su otra gran banda, rescatarán el próximo noviembre en Londres el legendario ‘Screamadelica’. ¿A qué se debe?

Ahora mismo estamos trabajando en ese espectáculo. Se cumplen 20 años de la edición de ese disco y jamás lo hemos tocado de forma íntegra, de la primera a la última canción. Es una oportunidad de regresar a aquella época. Últimamente nos hemos vuelto más rockeros, más guitarreros. Retomar “Screamadelica” será una forma de refrescarnos, aire fresco para la banda.

¿Están trabajando ya en un nuevo disco?

Todavía no. Es probable que saquemos un disco nuevo en 2011 pero no puedo asegurar nada.

Actuar como DJ, como hará en Zaragoza, ¿es un hobby o una diversión?

Es una forma de pasarlo bien por la noche, de encontrarme con muchos fans cara a cara. Les muestro parte de la música que me ha influido y que me gusta. Pero lo básico es pasarlo bien. La vida es eso.

Usted fue testigo del apogeo de la legendaria Hacienda en Mánchester. ¿Se ha mitificado en exceso?

Era un sitio fenomenal. La leyenda que arrastra no es gratuita. La música era fantástica, lo mejor de la electrónica, del house. Además, coincidías con gente extraordinaria con la que te lo pasabas genial y con quien podías hablar de miles de cosas.

El día 1 retornará a España. ¿Lo celebra?

Por supuesto. Adoro España, su gente, su comida, su música. Volver a España siempre es una buena noticia.

Etiquetas