Despliega el menú
Ocio y Cultura

EN ESPAÑA Y PORTUGAL

Multitudinario y emocionado adiós a Saramago

Su viuda, Pilar del Río, pidió que solo lloren quienes no le conocieron.

Miles de lisboetas despidieron al premio Nobel portugués.
Multitudinario y emocionado adiós a Saramago
M. A./EFE

Los gobiernos de Portugal y España, junto a muchos amigos e intelectuales, dieron ayer un emocionado adiós a José Saramago, cuyos restos fueron incineraron mientras su esposa, Pilar del Río, pedía que solo lloren quienes no le conocieron.

El primer ministro luso, el socialista José Sócrates, y la vicepresidente del Gobierno español, María Teresa Fernández de la Vega, encabezaron el nutrido grupo de autoridades presentes en las honras fúnebres.

Ante el ataúd del Nobel, que vio desfilar a miles de personas desde que el sábado fuera abierta la capilla ardiente en el Ayuntamiento de Lisboa -por primer vez-, el alcalde de la ciudad Antonio Costa pronunció un sentido "obrigado José Saramago" para agradecer su huella humana y literaria. Mientras cientos de personas seguían la ceremonia por una pantalla instalada en la fachada del Ayuntamiento, el ensayista Carlos Reis, el secretario general del Partido Comunista Portugués, Jerónimo de Sousa, y la ministra lusa de Cultura, Gabriela Canavilhas, evocaron al "maestro y amigo Saramago".

Su mujer, Pilar del Río, la hija y los nietos del escritor, asistían emocionados al acto, que concluyó con una pieza de Bach al violonchelo. La interpretó la concertista Irene Lima, vestida con el traje rojo que llevó Pilar del Río cuando Saramago recibió el Nobel y en el que él mismo escribió: "Quiero estar dónde esté mi sombra si es ahí donde estarán tus ojos".

El féretro, cubierto con la bandera portuguesa, entró al crematorio en medio de una ovación de más de diez minutos y una lluvia de claveles rojos, símbolo de la Revolución portuguesa del 25 de abril de 1974. Los restos mortales fueron incinerados ante sus familiares, amigos y autoridades mientras Pilar del Río expresaba, emocionada, que ha muerto "un hombre bueno, una excelente persona y un magnifico escritor".

Etiquetas