Despliega el menú
Ocio y Cultura

ARQUITECTURA

El programa 'estonoesunsolar'

Diez ideas sobre el uso de los espacios vacíos de la trama urbana.

Trama, juego, diseño: otro modo de entender el espacio
El programa 'estonoesunsolar'

Estas son las 10 ideas sobre el programa ‘estonoesunsolar’.

1. OBJETIVO

Hace ya unos años que se iniciaron una serie de estudios centrados en el Casco Histórico de Zaragoza en los que se trataba de trasladar a las instituciones públicas las grandes posibilidades que ofrecían los actuales vacíos de la trama urbana, degradados o en situaciones de borde, para ofrecer una nueva visión de la ciudad y recuperar la energía latente en numerosos espacios olvidados. Para ello se realizó un plano de la ciudad antigua en el que se reflejaban los posibles puntos estratégicos de intervención que podrían llegar a ser un foco de nueva vitalidad.

2. EL ACCIDENTE

Existe una forma de entender la ciudad a través de sus vacíos y de sus accidentes. Las propuestas nacen de la observación de diferentes y numerosos solares existentes en la trama del Casco Histórico de Zaragoza. En alguno de los solares, ha sido suficiente el derribo de una pequeña tapia para que apareciera un vacío inesperado, mostrado en su fría desnudez, descontextualizado y que sorprendentemente abría nuevas visuales ocultas hasta entonces, para crear un nuevo espacio urbano contemporáneo.

3. EL VACÍO

Se ha puesto en valor la sugerencia del vacío, el hueco, lo invisible y el silencio. Estos esponjamientos temporales de la trama constituyen una herramienta que permite una lectura alternativa y flexible de la ciudad y del espacio público. Se apuesta por soluciones “no matéricas”, que expresen el carácter provisional de su presencia y establezcan una dialéctica con sus entornos ya construidos. Se confía en el vacío como creador de situaciones y acontecimientos.

4. EL NOMBRE

Desde un inicio se consideró esencial buscar un nombre para las intervenciones, que diera un sentido a un programa sin programa, a un propietario sin propiedad, a un solar sin edificio o a un espacio sin nombre. El programa se llamó ‘estonoesunsolar’. Se quiso desde un principio proponer una nueva mirada (“esto no es un solar, esto no es lo que parece, míralo con otros ojos”). En definitiva, se trataba de una invitación a pensar de nuevo, a imaginar posibles contenidos, proponer nuevas situaciones y crear espacios apasionados (“a hacer de cada idea un lugar privilegiado”).

5. EL INTERCAMBIO

La propiedad de los solares es tanto pública como privada. Los usos propuestos son públicos. Este aspecto es de suma importancia, porque ha implicado una mezcla de sensibilidades diferentes que al final se han encaminado en una misma dirección a través de complejos e intrincados convenios con cada propietario.

Asimismo, todas las intervenciones han sido fruto de la implicación de asociaciones, centros infantiles y colegios, así como del compromiso de la Sociedad Municipal Zaragoza Vivienda, que ha gestionado el programa. Todas las intervenciones nacen de un estudio previo tanto urbano como socio-económico, analizando los equipamientos existentes, los espacios verdes, las carencias de cada zona, los espacios reclamados y la población a la que van destinados.

6. LA COMUNICACIÓN

Se ha creado un blog para incentivar la participación ciudadana, divulgar la información y crear otro ámbito, esta vez virtual, de comunicación. (http://estonoesunsolar.wordpress.com/).

En este foro se recogen opiniones y propuestas sobre las actuaciones del programa.

7. LA INDETERMINACIÓN

La riqueza de los solares reside en la indeterminación que transmiten estos vacíos, en la creación de una expectativa (una duda es una puerta que se abre) y en la capacidad de estos espacios de generar deseos.

8. LAS PROPUESTAS

Todas estas ideas, finalmente cristalizan en intervenciones concretas. Se han realizado zonas de juego infantil, un parchís gigante, un circuito de carreras de triciclos, unos huertos urbanos, un jardín-alfombra verde, un bosque, un campo de baloncesto, un campo de voleibol, un espacio para el juego de petanca, otro para el juego de ping pong, un campo de futbito....todo en pleno casco histórico, colocando en cada espacio aparcamientos de bicicletas. Cualquier propuesta, viene gestionada posteriormente por diversas asociaciones (infantiles, juveniles, deportivas), centros de mayores y cualquier colectivo ciudadano dispuesto a utilizarlos. Cada espacio es un deseo vecinal ante el “silencio irrazonable del mundo”.

9. EL JUEGO

Se ha intentado dar visibilidad a conceptos como la fragmentación, el desorden o el azar como valores creadores de nuevos significados. En este sentido se ha planteado un juego semántico, ya que cada trabajador lleva una camiseta con una de las palabras del programa: “esto”, “no”, “es”, “un”, “solar”. De esta manera, se van creando frases compuestas por el azar, según la disposición que tenga cada trabajador en cada momento. (“este solar no es”, “no es esto”, “esto es un solar”, “un solar no es un solar”, “esto no”...)

10. EL TEXTO Y EL SÍMBOLO

Todos estos solares, salpicados desordenadamente a lo largo de la trama urbana, forma una especie de “vacíos en red”, ya que a través de sus intenciones, actividades y sus usos, establecen sutiles vinculaciones entre ellos. Se trató por tanto, de dotar a estas intervenciones de una simbología común, de unos carácteres que fueran fácilmente legibles y reconocibles.

Se procedió a nombrar , numerar y señalar cada uno de los solares escogidos. Cada solar está etiquetado (en las medianeras), con un número identificativo, que corresponde correlativamente al orden de actuación y que tiene la extraña y abstracta virtud de numerar lo inexistente, el vacío.

Etiquetas