Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

EL JUGÓN

Tiembla, Clint Eastwood

Rockstar Games nos hace vivir un western como nunca lo habíamos visto en un videojuego.

Tiembla, Clint Eastwood
Tiembla, Clint Eastwood

El salvaje oeste americano. ¿Cuántas películas ambientadas en él nos vienen a la cabeza? Posiblemente, decenas y decenas. ¿Y cuántos videojuegos? Seguro que no tantos. Algo así debió de pensar la gente de Rockstar San Diego, y así llegó 'Red dead revolver', un juego de disparos en tercera persona que a pesar de ser correcto, no llegaba a la brillantez que suele alcanzar. Años después, y tras un largo desarrollo, llega el esperado 'Red dead redemption'.

El juego nos cuenta la historia de John Marston, un forajido que se ve obligado a dar caza a los miembros de su antigua banda. Eso sí, aquí el protagonista es otro: la ambientación, que se sitúa en 1911. El salvaje Oeste da sus últimos coletazos y el juego transmite cierto aire melancólico: está más cerca de 'Sin perdón' que de 'Por un puñado de dólares'.

El inmenso entorno que se nos propone lo podremos explorar libremente mientras vamos realizando misiones (estamos ante un juego que basa su estructura en 'GTA' y no se avergüenza de ello) durante las más de veinte horas que costará completar el modo para un jugador, con tareas de todo tipo: cazar, jugar al póquer, ser cazarrecompensas, ayudar al sheriff, batirnos en duelo, asaltar trenes y muchas otras 'cosas de vaqueros'. Todas, propuestas por personajes tan diferentes como pistoleros retirados, revolucionarios mexicanos, vendedores de recetas milagrosas, borrachos...

A la larga, algunas misiones pueden resultar repetitivas, pero siempre podremos optar por olvidarnos de ellas y seguir adelante con la trama principal o acudir al multijugador 'on line'.

Todo ello está sazonado con un apartado técnico más que a la altura. 'Red dead redemption' nos sitúa en un entorno lleno de paisajes dignos de postal, que rebosan vida con una fauna variada (ojo con los chacales que acechan los caminos por la noche, vaquero) y una iluminación soberbia.

En definitiva, lo nuevo de Rockstar es una apuesta más que segura para este verano, tanto por calidad como por duración, y posiblemente uno de los mejores juegos que veamos este año.

Etiquetas