Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

TEATRO Y FOLCLORE

De Bisbal a la fiesta Balcánica

El grupo de música tradicional balcánica 'Los Moussakis' actuaron en el Teatro Principal de Zaragoza ante unos 620 escolares

Alumnos del Montessori esperan que comience el concierto.
De Bisbal a la fiesta Balcánica
OLIVER DUCH

¿Una 'moussaka' en el Teatro Principal de Zaragoza? A sus 14 años, Marta Pilar Ortega, alumna de 3º de ESO del colegio Escolapias Calasanz, comentaba sonriente que una de las cosas que más recordaba de los Balcanes era su plato típico, esa 'moussaka' que, según el país donde se degusta, lleva berenjenas o patatas, se come caliente o fría.

Ella era uno de los alrededor de 620 niños y jóvenes que ayer se sentaron en las butacas del Principal para asistir a la primera actuación de 'Los Moussakis. Música de los Balcanes dentro de una maleta'. Este ciclo de seis conciertos escolares, que se prolongan hasta el jueves, forma parte de una iniciativa de la obra social La Caixa, en colaboración con el Ayuntamiento, con el objetivo de fomentar la integración y la convivencia, al mismo tiempo que introducir al público infantil y juvenil en el mundo de los pentagramas y los ritmos balcánicos.

Algunos cambiaron la cancha de educación física, varios grupos iban perfectamente uniformados con el chándal, por la platea o los palcos. Otros, el pupitre. "A veces aquí aprendemos más que en clase", confesaba Ignacio Sanz, de 14 años. La mayoría descubrió ayer el estallido de energía de las melodías de los gitanos nómadas y la influencia oriental de instrumentos como el saz, el ud o la darbuka.

Unos sonidos que, a simple vista, poco tienen que ver con las canciones que escuchan en sus 'mp3'. "A mí me gustan David Bisbal y La Quinta Estación, pero, por lo que nos han explicado en el colegio, este concierto va a ser divertido", aventuraba José Manuel Horcas, de 1º de la ESO del colegio Escolapias Calasanz. Ignacio Sanz prefería el pop-rock, "tipo La oreja de Van Gogh" y "algo latino como la bachata, La Quinta Estación y Christian Castro". Entre los temas que suenan en sus auriculares también los hay que provienen de Rumanía, sobre todo los de Inna, como se conoce a Elena Alexandra Apostoleanu, una cantante de 'dance' que debutó en 2008, eso sí, con letras en inglés.

Incluso los hay que aseguran que les molan los clásicos "porque los escucha mi hermano mayor", dice Alejandra García, alumna de 4º de Primaria del colegio Montessori. Sus compañeros Elena Gheorghe y Alberto Ferrer se prestan a contestar unas preguntas, pero se impone el silencio. Se empieza a escuchar un solitario y vibrante violín.

El sonido de Oriente y Occidente

El alma del grupo, Branislav Grbic, un violinista nacido en Belgrado que vive en Barcelona desde el año 1991, camina sobre la tela que sirve de decorado y se acerca tanto que aparece en el escenario. A él se suman a los pocos minutos Goran Slavic con su contrabajo, Pepe Morales con el laúd e Ivan Ilic a la guitarra. El último en incorporarse es Marko Jelaca, en bicicleta, con una especie de sobrio llucho (gorro de lana, con orejeras, usado por los indios del altiplano) y bufanda roja al viento, tal cual un personaje de las películas de Emir Kusturica. Nada más aparcar empieza a darle a una darbuka (instrumento de percusión de origen árabe).

A la fanfarria también se suma la voz de Patricia que se presenta con una canción tierna mientras parece acunar a un bebé. "De joven quería ser una princesa y tuvo que estudiar cosas como matemáticas cuánticas y astrofísica", explica Branislav Grbic arrancando más de una risa. Todo listo para que estalle la celebración báltica.

Y si Zaragoza recibe a un grupo de los Balcanes nacido en Barcelona, desde Aragón viaja a Madrid Teatro Arbolé con 'Los tres cerditos' y 'El soldadito de plomo'. Alrededor de 10.000 escolares de Infantil y Primaria de diferentes distritos de Madrid y municipios cercanos asistirán a las representaciones de las obras organizadas por Ibercaja dentro de la campaña 'La escuela va al teatro'. Las sesiones continúan este mes de mayo y, tras el paréntesis vacacional, se reanudarán en otoño.

Etiquetas