Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

BAILE

La jota se baila en Oriente

El grupo folclórico aragonés Estampa Baturra ha permanecido más de una semana en la capital del _Líbano, Beirut, invitado por el Instituto Cervantes de esta ciudad para representar a la cultura española.

Incluso haciendo turismo, la jota está presente en el pensamiento de los miembros de la formación.
La jota se baila en Oriente
E.BATURRA

EEl grupo folclórico aragonés Estampa Baturra ha permanecido más de una semana en la capital del _Líbano, Beirut, invitado por el Instituto Cervantes de esta ciudad para representar a la cultura española.l bolero de Caspe y las jotas de San Lorenzo y Zaragoza han hecho las Américas. Aunque lo correcto sería decir que han recorrido la ruta de Oriente, porque llevan más de una semana de gira por Beirut de la mano del grupo folclórico Estampa Baturra, que este año celebra su XX aniversario y que ha acudido a la capital del Líbano invitado por el Instituto Cervantes.

Desde el pasado 11 de mayo y hasta ayer, siete integrantes de esta formación, que lleva en activo desde 1989, han participado en la semana española organizada en la ciudad y sus jotas han resonado en varios centros comerciales.

El objetivo de este encuentro ha sido mostrar la cultura española en el más amplio sentido y, por este motivo, además de Estampa Baturra también han visitado la ciudad dos grupos vinculados con el mundo del flamenco, procedentes de Sevilla y de Madrid. Una cita cultural en la que no han faltado los apartados gastronómico y el literario.

Aunque esta no es la primera vez que el grupo es elegido para representar a España y Aragón en festivales folclóricos internacionales (han estado en EE. UU, Canadá, Rumania o Puerto Rico), sí que era la primera ocasión en la que Estampa Baturra viajaba a un país culturalmente muy diferente a España.

"El público es muy receptivo ya que, aunque inicialmente pensábamos que no nos parecíamos en nada, nos hemos dado cuenta de que hay muchas similitudes. Son gente cálida, alegre y receptiva, tanto que nos han acompañado cuando cantábamos. Además, siempre tienen la fiesta en el cuerpo", apunta José Luis García Baeta, director de Estampa Baturra. Ha habido aplausos y peticiones de bises que les han sorprendido "muy gratamente" y que antes de ir no pensaban que recibirían.

Y es que, cuando recibieron la invitación del Instituto Cervantes y la embajada española en la ciudad, en un primer momento pensaron que era "un poco raro" que la jota interesara en un país tan alejado de Aragón como es Líbano. Pero, lejos de intimidarse, los siete joteros invitados comenzaron a informarse sobre todo lo que ocurría y cómo era este país.

Una información que se desmontó totalmente cuando llegaron a Beirut después de un accidentado vuelo que se vio demorado por la nube de cenizas procedente del volcán de Islandia. "Pensábamos encontrarnos con un país casi en guerra y con un exotismo especial y lo que hemos visto, sobre todo en Beirut, es una sociedad más occidental incluso que nosotros mismos", señala García Baeta.

Coreografías propias

Por lo que cuentan los integrantes de Estampa Baturra, a estos libaneses les ha encantado el folclore español y se han dado cuenta de que es algo más que flamenco y cante jondo, muy bien representado por los grupos invitados a este encuentro. Y la prueba de ello han sido las cientos de personas que han acudido a presenciar sus actuaciones.

"Al recibir la invitación nos pidieron que eligiéramos un repertorio clásico, interpretando varios estilos diferentes de jota cantada, pasodobles, estribillos y también bailes clásicos como la jota de San Lorenzo", recuerda.

Dicho y hecho. El grupo ha puesto en escena el espectáculo 'Aragón baila', donde se combina el pasado y el presente del mundo de la jota. "Nuestro objetivo es dar una continuidad del folclore aragonés, realizando estampas de nuestro pasado, tal y como pensamos que podía haber sido, pero también folclore actual, con una innovación en conceptos, tanto de baile como de canto y músicas. Por eso, realizamos coreografías nuevas creando pasos, movimientos y músicas", detalla García Baeta.

Esta renovación no solo afecta a la música y el baile, sino que es algo que se percibe a simple vista al observar sus vistosos trajes regionales, que también se han incluido en una exposición sobre atuendos españoles, que se añade a otra sobre música y literatura.

Hoy vuelven a casa -si las cenizas del volcán islandés les dejan volar tranquilos- y en su maleta, además de 'souvenirs', traerán muchos recuerdos y, probablemente, algún vídeo con imágenes de la danza y música libanesa por antonomasia, el 'dabke'.

Se trata de un baile grupal en el que los danzarines forman una ronda cogidos de la mano, mientras saltan al ritmo de la música. Y será por casualidad, o por el influjo de la cultura del Mediterráneo que baña a lo dos países, pero lo cierto es que, en determinados momentos de la danza, el parecido con algunas jotas es más que casual.

Etiquetas