Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

CONCIERTO

Llega la hora del 'Hey, Ho, Let's Go'

Hace dos veranos paseó por Graus su homenaje flotante al grupo que le dio la fama. Hoy, el último superviviente de los Ramones en el tronco principal de la banda de neoyorquina regresa a Aragón, y se trae a sus 'friends', esto es, la banda que le acompaña alrededor del mundo haciendo 'Hey, Ho, Let's Go'.

Será en la sala Devizio de Zaragoza: junto a él, haciendo pista, estarán los chavales de El Vicio del Duende y Benito Kamelas. Sin duda, una velada de muchas revoluciones, no apta para espíritus sedentes.

Marky fue el batería de los Ramones entre 1978 y 1983, y regresó a este rol en 1987 para permanecer en él hasta 1996, año de la disolución del grupo. El período ochentero en que anduvo alejado de la banda lo pasó peleando contra su adicción al alcohol. "Lo que ocurre cuando llevas esa vida -recuerda- es que no te das cuenta de que no puedes parar. Paré a tiempo: la música me salvó, bebía todo el día y era ridículo".

Comenzaba entonces una década de mucha música y pocos excesos. Tras el 96, la desgracia se cebó con el grupo; el cantante, Joey, murió de cáncer. Dee Dee y Johnny caerían mas tarde. Marky es desde entonces el encargado de mostrar a las nuevas generaciones lo grandes que fueron los Ramones. Una treintena de canciones tocadas a velocidad de vértigo para un público en el que menudearán las chupas de cuero, a pesar de que el termómetro marque más de 20 grados. En la banda de Marky, la parcela vocal corre a cargo de Michale Graves, ex cantante de Misfits, formación en la que sucedió al salvaje Danzig.

Además de las giras, Marky centra sus esfuerzos en popularizar su peculiarísimo modo de tocar la batería, en el que el derroche de energía va paralelo a la economía de esfuerzo gracias a posiciones y toques muy específicos. Por lo demás, disfruta con la sana locura que acompaña a todo 'newyorker' y conserva como oro en paño los recuerdos de su época 'ramonesca', como el concierto en el festival Lollapalooza del 96, uno de los últimos que dieron… y uno de los mejores.

Etiquetas