Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

ESTRENOS

Aventuras en el desierto

Jake Gyllenhaal protagoniza 'Prince of Persia. Las arenas del tiempo', versión de un popular videojuego en la que están detrás Disney y el productor Jerry Bruckheimer. También llegan tres propuestas europeas, 'El pastel de boda', 'Baarìa', 'Io sono l¿amore', así como la estadounidense 'Directo a la fama'.

Jake Gyllenhaal, héroe de Persia
Aventuras en el desierto
DISNEY

Hollywood sufre la fiebre del 3D, con infinidad de títulos en este formato, pero las productoras mantienen su predilección por hacer ‘remakes’ innecesarios y adaptar cómics y videojuegos. Dentro del último grupo, la novedad reside en la llegada a las salas de ‘Prince of Persia. Las arenas del tiempo’, versión cinematográfica de un entretenimiento para consolas cuyos orígenes datan de hace 20 años, aunque la mayoría recordará las secuelas más recientes. Después del éxito de ‘Piratas del Caribe’, Disney y Jerry Bruckheimer prolongan su alianza con una historia repleta de aventuras, acción y efectos digitales que, si funciona en taquilla, tendrá continuación.

Hay varios aspectos que sorprenden del proyecto. Lo más llamativo, sin duda, es la elección del protagonista. ¿Alguien se había imaginado alguna vez a Jake Gyllenhaal, actor habitual de dramas ‘indie’, convertido en héroe cachas? En ‘Prince of Persia’, Gyllenhaal, entrenado para la ocasión, luce músculo y muestra sus habilidades acrobáticas en uno de sus trabajos más comerciales. Tampoco pasa desapercibido que el director sea el responsable de ‘Cuatro bodas y un funeral’, Mike Newell, que dio el salto al cine de palomitas con ‘Harry Potter y el cáliz de fuego’.

Gyllenhaal interpreta a Dastan, príncipe de Persia, quien une fuerzas con una misteriosa y muy seductora princesa para evitar que una daga mágica con el poder de invertir el tiempo caiga en malas manos. Gemma Arterton (‘Quantum of solace’, ‘Furia de titanes’) continúa con su camino al estrellato en el papel de la bella Tamina. Por su parte, Ben Kingsley encarna al villano. También aparece Alfred Molina.

Menuda boda

 

Las bodas han inspirado multitud de historias en el cine, y las que quedan por contar. La comedia francesa ‘El pastel de boda’, de Denys Granier-Deferre, no tiene reparos en jugar con los tópicos del subgénero para entretener al espectador, eso sí, al estilo europeo. En una ceremonia burguesa, con todo el mundo vestido de gala para la ocasión, hay problemas en la pareja que sube al altar y la actitud de familiares e invitados no ayuda a normalizar la situación. Hasta el pastel termina en el suelo, una señal metafórica. La película demuestra que lo que se quiere conseguir y la realidad son cosas muy distintas. Jérémie Renier (‘El niño’) y Clémence Poésy (de la saga ‘Harry Potter’) son los protagonistas. Entre los secundarios, destaca la nonagenaria Danielle Darrieux, que comenzó su trayectoria en la década de 1930, que se dice pronto.

‘Cinema Paradiso’ dio un nombre a Giuseppe Tortanore. Consciente de ello, vuelve a terreno conocido con ‘Baarìa’, película vinculada con su obra cumbre, lo que el propio director admite. El filme, de ambientación siciliana y en cierto modo autobiográfico, recorre 50 años de la vida de una familia de una pequeña localidad italiana, desde 1930 a 1980. Esta costosa producción (25 millones de euros), que dura más de dos horas y media, fue nominada al Globo de Oro e Italia la escogió para representar al país en los premios Óscar, pero no pasó el corte. El protagonismo recae en los desconocidos Francesco Scianna y Margareth Madè. Ángela Molina o Monica Bellucci tienen pequeños papeles. El alabado Ennio Morricone compone la música.

También italiana, ‘Io sono l´amore (yo soy el amor)’, de Luca Guadagnino, reflexiona sobre el amor y el dolor mientras narra el idilio de una mujer miembro de una adinerada familia de empresarios industriales con un cocinero amigo de uno de sus hijos. Tilda Swinton es la protagonista. El filme, exhibido en Venecia y Sundance, destaca por su bella puesta en escena y la elección de los planos por parte del director. 

Y en ‘Directo a la fama’, Jason Schwartzman, especialista en papeles excéntricos, es un joven empeñado en triunfar como artista años después del instituto. Pretende grabar una maqueta con su antiguo grupo de a capella, por lo que pedirá ayuda a un antiguo profesor (Ben Stiller) para que ejerza de productor, y este será reacio. La comedia ha sido dirigida por Todd Louiso (‘Con amor, Liza’).

Por último, la comedia de superhéroes juveniles 'Kick Ass' , que ha causado bastante repercusión en Internet, no se estrena oficialmente hasta el 4 de junio, pero el viernes y el sábado ya puede verse en las sesiones nocturnas de Palafox, Cinesa Grancasa y Augusta. En este espacio se hablará detenidamente de ella dentro de dos semanas.

Etiquetas