Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

ESPECTÁCULOS

Al Buruz: la herencia musical morisco-aragonesa enamora a Túnez

María José Hernández y Joaquín Pardinilla encabezan en la nación mediterránea un proyecto que involucra a estrellas locales.

Sábado 15 de mayo, 20.00. El patio del Centro de Músicas Árabes del Mediterráneo, enclavado en la sede de la Fundación Berlanger de Sidi Bou Said (Túnez), se llena de alborozo. Literalmente, además: se trata de la presentación de Al Buruz, un proyecto de rescate musical que involucra a cuatro músicos españoles y tres tunecinos. El Gobierno de Aragón tutela esta iniciativa que recuerda el cuarto centenario de la expulsión de los moriscos de España. Los 300 asistentes al concierto se rompen las manos de tanto aplauso. La próxima parada del autobús mestizo será el jueves 27 de mayo en el MAEM de Alcañiz.

La expulsión de los Moriscos de Aragón fue tan rápida que no dio tiempo a arreglar propiedades, y provocó una gran pérdida patrimonial en las precarias arcas de aquellos aragoneses. El decreto fue expedido el 27 de abril de 1610, y muchos de los expulsados fueron a parar a la zona de Túnez. Por ello, esta nación mediterránea es ahora el cincuenta por ciento de este intento de poner en valor el legado musical de aquellos tiempos. El zaragozano Joaquín Domínguez, de ZZ Producciones, coordina la iniciativa. El guitarrista Joaquín Pardinilla actúa como director musical, y María José Hernández lidera la parcela vocal junto al laudista Sofian Zaidi, toda una celebridad en Túnez. Completan el grupo el vallisoletano Luis Delgado, una eminencia en el estudio de la música árabe, y el flautista madrileño (hombre orquesta, como Zaidi) Jaime Muñoz.

"En marzo -recuerda Domínguez- viajamos a Túnez para reclutar a tres músicos locales y fuimos bastante afortunados, gracias a la colaboración del Conservatorio Tunecino. Zaidi y el violinista Anis Klibi son extraordinarios. Rached Tanazefti, profesor del Conservatorio, es otro talento".

El idílico patio andalusí que sirvió de escenario el sábado se quedó pequeño: la embajada española en Túnez (la capital queda a 20 kilómetros) había hecho una promoción exprés, y el tirón mediático de Zaidi hizo el resto. Domínguez recalca que "con solo seis días de trabajo común, el nivel fue altísimo, y evidentemente puede ir a más cuando se consolide la unión de los músicos. Hubo una canción árabe cantada a dúo por Sofian y María José que fue el delirio. Habrá que preparar más dúos en los dos idiomas: saltan chispas".

El ministro de Cultura tunecino dejó caer que quiere a Al Buruz en los principales festivales locales: Cartago y el Ciclo de Música de la Medina. De momento, el lunes 23 llegan los tres tunecinos para preparar el concierto del 27. En Zaragoza habrá concierto en otoño, en una minigira con varias paradas aragonesas, y se prevé grabar un disco antes de esas presentaciones.

Etiquetas