Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

ARTE

La creatividad aragonesa encuentra albergue en otras ciudades españolas

Cinco jóvenes harán proyectos colectivos fuera de aquí con el programa Movic, que fomenta el intercambio artístico.

La creatividad aragonesa encuentra albergue en otras ciudades españolas
La creatividad aragonesa encuentra albergue en otras ciudades españolas

En todas las épocas, los artistas han buscado conocimientos e inspiración para perfeccionar sus obras viajando y entrando en contacto con otros artistas. Movic, el programa de movilidad creativa de la Red Española de Albergues Juveniles, beca a prometedores talentos para eso mismo: que vivan dos semanas fuera de sus lugares habituales de residencia y creen una obra colaborando con otros artistas como ellos.

Este año, cinco jóvenes saldrán de Aragón rumbo a otras ciudades españolas. Tres de ellos son aragoneses de origen: Sandra Montero, Anabel Juste y Luis Javier Loras. Dos lo son por haber establecido aquí su residencia: Aitor Lagoma y Alexandre Montourcy. Lagoma se ha afincado en Zaragoza para estudiar Gráfica Publicitaria y Montourcy, que es francés, "por un amor de española encontrado en Francia, ¡olé!", dice con simpatía.

Ninguno rebasa los 35 años, todos son titulados superiores (en Bellas Artes o Arquitectura) y tienen ya una trayectoria artística a sus espaldas. Pero no todos lo viven igual: mientras que Luis Javier Loras es profesor de Artes Plásticas y Diseño en la Escuela de Arte de Teruel -"aunque me considero pintor, me gusta trabajar con distintas disciplinas artísticas", dice-, Sandra Montero se gana la vida en un despacho de arquitectura y colabora como ilustradora en la revista 'Nuestro tiempo'.

A Montero le pareció "genial" la idea de "reunir a un grupo de jóvenes artistas de toda España para participar colectivamente en un proyecto común". Se confiesa fan de Modigliani y empezó "con la pintura y el dibujo", pero la fotografía es "el canal artístico con el que me siento más cómoda". Sueña con ser destinada a Galicia.

La única que sí sabe ya a qué ciudad irá -Miranda de Ebro- es Anabel Juste, que decidió probar suerte en Movic porque presentarse no le suponía "ningún tipo de inversión económica". Aunque desconoce qué proyecto tendrá que desarrollar, asegura que trabajar en grupo "te enriquece como persona y como creador, y te estimula para mejorar". Ganadora de varios premios de cómic e ilustración, Juste admira a especialistas en dibujar para cuentos infantiles como Rebeca Dautramier o la aragonesa Elisa Arguilé.

También Montourcy trabaja con dibujo: "A la tinta china, sobre papel, vidrio, vinilo... en todas sus características, precisa". A él le atraen "Lugo por sus murallas, Vic por su arquitectura, Córdoba por sus motivos...". En cualquier caso, se dejará "influenciar por el espacio y el lugar". También se ha presentado a otra estancia creativa, Encuentra 10, de Uncastillo. "Este año, con la crisis, es mejor responder a convocatorias para poder vivir y difundir mi obra que hacer exposiciones", asegura.

Aitor Lagoma, que es guipuzcoano, confiesa su interés por el Dadaísmo y su debilidad por Tom Wesselman y los grabados de Goya, que pudo conocer bien gracias a un curso que hizo en Fuendetodos. "Sobre todo los Caprichos y los Disparates me impresionaron, porque siguen siendo actuales", dice este pintor enamorado también de la serigrafía.

1. Ilustración de Anabel Juste. 2. 'Autorretrato', de Alexandre Montourcy. 3. Foto de la serie 'Tierra prometida', de Sandra Montero. 4. 'Mirada', de Luis Javier Loras. 5. 'La familia', instalación de Aitor Lagoma.

Etiquetas