Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

CINE

Lamata plantea su 'Tensión sexual no resuelta' y García Velilla, 'Que se mueran los feos'

"A pesar de que es mi tercera película, 'Tensión sexual no resuelta' es la primera en muchas cosas. Quizá la más destacada es que su rodaje ha supuesto todo un máster en escenas eróticas. Ni 'Una de zombies' ni 'Isi Disi 2. Alto voltaje' contaban con muchas secuencias de este tipo", dice Miguel Ángel Lamata, aunque se apresura a precisar: "Que una cosa quede clara: esto es una comedia romántica".

Nacho García Velilla no anda muy lejos en cuanto al tema con 'Que se mueran los feos', definida como una "una historia de amor: chico conoce a chica, chico pierde a chica, chico recupera chica", pero igualmente se advierte de que "no es una comedia romántica al uso, ya que estas siempre están protagonizadas por personajes físicamente atractivos". Aquí, sin embargo, lo que hay son "dos perdedores, poco agraciados, que aún así merecen tener su final feliz".

Por lo demás, las películas de estos dos zaragozanos no tendrán mucho que ver, ni por ambientación ni por intérpretes (aunque ambos repartos contienen buen número de actores muy populares gracias a la televisión).

La de Lamata fue rodada en Madrid y Guadalajara, en un entorno urbano, y retrata el ambiente en que se desenvuelven un profesor universitario (Fele Martínez) abandonado por su novia (Salomé Jiménez), un alumno jeta (Adam Jeziersky) que se ofrece a echarle una mano para arreglar su fracaso amoroso y una serie de tipos entre los que están una retorcida escritora (Norma Ruiz), un informático (Santiago Segura), una alumna sin escrúpulos (Amaia Salamanca), un portero de discoteca (Samuel Miró) y el líder de una banda de rock (Miguel Ángel Muñoz).

Por el contrario, la de García Velilla es una "comedia rural, además de romántica, que no intenta reflejar la vida de un pueblo desde un punto de vista costumbrista, sino recrear un universo que refleje ese realismo mágico en el que las vacas, además de dar leche, compiten en concursos de belleza".

El argumento gira en torno a Eliseo (Javier Cámara) y Nati (Carmen Machi), un tipo tímido y su cuñada que, por esas cosas que pasan, acaban enamorados. Pero hay un tercero en discordia: "Si hay algún personaje imprescindible en 'Que se mueran los feos', ese es el pueblo. Y siendo dos de nuestros protagonistas tan poco agraciados, el tercero tenía que ser guapo a rabiar".

Aunque por necesidades del guión ese bello pueblo no queda identificado en el filme, lo cierto es que corresponde a varios lugares aragoneses: Lastiesas Altas (Jaca), Ansó y Hecho, donde se rodó la película el verano pasado. El músico oscense Juanjo Javierre, autor de la banda sonora del filme, asegura que "la provincia y la ciudad de Huesca van a salir retratadas de forma maravillosa en la película".

De los dos filmes, el primero en llegar a las salas será 'Tensión sexual no resuelta', que se estrenará el 19 de marzo. Esta producción ha contado con el respaldo -una vez más en la carrera del director zaragozano- de Santiago Segura, que también vuelve a ponerse a las órdenes de Lamata como actor.

"A priori, lo importante en una productora que se llama Amiguetes es el amiguetismo, pero a la hora de la verdad, por mucho amiguetismo que haya, si el proyecto no tiene calidad ni interés, no hay vínculo ni lazo amiguetil que valga", subraya Segura, que, armado con unas gafas de pasta, da vida a un experto en informática.

García Velilla, sin embargo, ha contado con la cadena Antena 3 para la producción de 'Que se mueran los feos', que aparecerá por las pantallas un día -además de primaveral- de lo más aragonés: el 23 de abril, día de San Jorge.

Etiquetas