Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

CINE

Luis Sampieri presenta en Berlín 'Fin', una producción de Cierzo Films

Ayer se proyectó, también fuera de concurso, 'Nacidas para sufrir', de Miguel Albaladejo.

Rebecca Hall, Catherine Keener y Amanda Peet, protagonistas de 'Please Give', ayer, en Berlín.
Luis Sampieri presenta en Berlín 'Fin', una producción de Cierzo Films
T. Brakemeier/efe

La película 'Fin', dirigida por el argentino Luis Sampieri y producida con el aragonés Víctor Forniés a través de Cierzo Films, llevó ayer a la Berlinale pulsiones propias de la adolescencia. 'Fin' sigue a un trío de jóvenes que se han conocido a través Internet y se reúnen para suicidarse. Estrenada en la sección Forum, la película de Sampieri (realizador afincado en Barcelona desde hace años) se despoja de artificios y prácticamente de diálogo para mostrar a una juventud desencantada, incapaz de comunicarse más que de forma virtual y que se encamina, apática, hacia su propia muerte.

 

"Para mí no era necesario explicar por qué está cada uno ahí. Ellos tampoco tienen una respuesta elaborada. Las películas deben proponer un universo paralelo y que el espectador sea quien haga el esfuerzo de llenar el vacío", explicó ayer Sampieri.

 

En su opinión, la película, cuyo metraje se centra en una suerte de viaje a ninguna parte, en algún lugar recóndito de las montañas, es de "digestión lenta" y "dura" pero está hecha desde la "honestidad de no querer manipular" y con la intención de generar "incomodidad" en el espectador.

 

La falta de interés por el otro -los personajes no quieren ni saber el nombre real de quien tienen al lado más allá del 'nick' virtual-, la angustia existencial y al mismo tiempo la rebeldía de considerarse dueños de su destino integran el retrato coral de 'Fin'. La película es la primera de una trilogía (que completarán 'Piel' y 'Lugar') que Sampieri prepara y que presentará las relaciones entre tres personajes, uno de ellos con raíces extranjeras. En 'Fin' ese es Raima, una joven de padres marroquíes, que suscita el rechazo de uno de sus compañeros.

 

Por su parte, también en una sección paralela, Panorama, el español Miguel Albaladejo presentó anoche su película 'Nacidas para sufrir', protagonizada por Petra Martínez y Adriana Ozores. Cuenta la historia de una anciana que decide casarse con su asistenta, aprovechando la ley que autoriza el matrimonio homosexual, para asegurarse compañía y cariño de cara a la vejez. "El mundo está lleno de cosas estrambóticas y todos tenemos vidas rarísimas que, vistas desde la cercanía, ya no lo parecen ni suponen ningún escándalo", apuntó Albaladejo.

 

Por lo demás, la Berlinale se refugió ayer en el cine iraní y turco, de la mano de Rafi Pitts y Semih Kaplanoglu. 'Bal', por parte de Kapanoglu, y 'Shekarchi', de Pitts, cumplieron con el tradicional objetivo del certamen de atender a esas cinematografías, con dos filmes centrados en núcleos familiares destruidos de un mazazo.

 

Las únicas presencias que ayer alegraron el festival fueron Amanda Peet, Rebecca Hall y Catherine Keener, protagonistas de 'Please Give', de Nicole Holofcener, exhibida fuera de concurso.

Etiquetas