Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

COMIENZA EL FESTIVAL

El glamur de Renée Zelweger salva la apertura de la Berlinale

La actriz brilló en una noche donde la película inaugural dejó fría a la concurrencia.

Renée Zellweger, anoche, en la alfombra roja de Berlín
El glamur de Renée Zelweger salva la apertura de la Berlinale
AFP PHOTO/J. M.

La inauguración de un festival de cine internacional, como es la Berlinale, se rige por dos o tres ideas básicas que dejan contentos a los organizadores y al público. La apertura debe ser una noche de gala con glamur, una alfombra roja por donde desfilan estrellas y una película apropiada a las circunstancias, costumbre que marcó casi siempre la larga historia de este festival de cine.

 

Pero ayer, la Berlinale volvió a dar una sorpresa y la atracción del festival no fue la película que inauguró la fiesta, sino un miembro del jurado cuyo rostro despierta la pasión y la alegría en las pantallas: la actriz estadounidense Renée Zellweger, que esta vez llegó a Berlín para juzgar la excelencia de las cintas que compiten por el Oso de Oro.

 

Zellweger se convirtió en la estrella fulgurante de la noche gracias a una controvertida decisión del director del festival, Dieter Kosslick, que decidió inaugurar la Berlinale con una cinta china, dirigida por el realizador Wan Quan'an, que hace tres años obtuvo el Oso de Oro.

 

"Es una hermosa cinta china" dijo Kosslick cuando presentó el programa del festival. "20 años después de la unificación alemana, mostraremos una historia sobre personas que fueron obligadas a separarse a causa de la política y que logran finalmente reunirse", añadió. La intención era buena, pero la cinta 'Apart Together', que recibió el honor de inaugurar el festival, a pesar de su interesado mensaje político, no aportó el glamour, ni tampoco grandes estrellas a la alfombra roja inaugural.

 

Peor aún: la cinta fue recibida con un significativo silencio en su pase para los medios y contó con una escasa presencia de periodistas en la conferencia de prensa, un hecho inédito en la historia del festival. ¿Que falló? 'Apart Together' no es una mala película, pero tampoco dejará una huella profunda en la historia de la Berlinale.

 

Narra una historia de amor que tiene como protagonistas a tres ancianos que reviven sus dramas personales, cuando uno de ellos logra regresar a Shanghái, tras más de medio siglo en Taiwán, para reencontrar al amor de su vida. Los viejos sentimientos vuelven a florecer, pero la mujer está casada con un ex suboficial del ejército comunista con el que tiene varios hijos. La presencia del soldado que huyó a Taiwán rompe la armonía de la familia que vive en Shanghái y deja al desnudo los viejos rencores que dejó la guerra civil en los protagonistas.

 

"Mi película trata de mostrar las consecuencias de esta tragedia en la vida de la gente común", explicó el director de la cinta. En parte lo logra, pero la monotonía del relato impide despertar el entusiasmo del público.

 

Después de una inauguración para olvidar, la Berlinale proyectará hoy 'The Ghost Writer', dirigida por Roman Polanski y protagonizada por Pierce Brosnan, Ewan McGregor y Olivia Williams.

Etiquetas