Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

JUICIO EN LOS ÁNGELES

El médico de Michael Jackson se declara inocente del homicidio involuntario del cantante

Conrad Murray
El médico de Michael Jackson se declara inocente del homicidio involuntario del cantante
AFP

El magistrado de la Corte Superior del condado de Los Ángeles Keith L. Schwartz fijó en 75.000 dólares la fianza para Conrad Murray, el que fuera médico personal de Michael Jackson, acusado de homicidio involuntario por la muerte del cantante.

En una vista que duró media hora y en la que Murray se declaró no culpable, Schwartz ordenó que se le retirara el pasaporte al doctor, le prohibió que recetara sedantes a sus pacientes, y le emplazó de nuevo ante el tribunal el próximo 5 de abril.

Murray, de 56 años, se personó en los juzgados de Los Ángeles después de que la fiscalía le acusara formalmente de terminar con la vida del rey del pop por administrarle sin la debida "precaución y cautela" los fármacos que acabaron con su vida el pasado 25 de junio.

No obstante, se señaló que el doctor actuó "sin malicia", por lo que no se consideró que su comportamiento sea merecedor de un "delito grave".

En la corta sesión estuvieron presentes los padres de Michael Jackson, Joe y Kathryn, así como varios de sus hermanos, incluidos LaToya y Jermaine.

El médico de Jackson se enfrenta a una pena máxima de cuatro años de cárcel.

El inicio del proceso judicial coincidió con la revelación completa del informe forense sobre la autopsia realizada a Michael Jackson, en el que se especificó que el artista murió por una "intoxicación aguda de propofol", un potente anestésico de uso hospitalario.

Según los análisis realizados, el cantante recibió una cantidad de medicamento igual a la que se habría empleado en una operación de "cirugía delicada" sin que se cumplieran con los procedimientos médicos necesarios, que implican equipos para seguir las constantes vitales, administrar con precisión la dosis, y reanimar al paciente.

En los interrogatorios Murray admitió haber suministrado a Jackson una serie de medicamentos, entre ellos el potente calmante de uso hospitalario propofol, para ayudarle a conciliar el sueño.

El médico aseguró que Jackson consumía esa sustancia de forma habitual y que solía llamar a ese medicamento "leche".

Etiquetas