Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

PINTURA

Sale a subasta un retrato de Palafox pintado entre los dos sitios de Zaragoza

¿Cuál es el verdadero rostro de un héroe? Un retrato realizado a Palafox entre los dos sitios nos lo muestra. Y está a la venta.

La sala madrileña Alcalá Subastas ofrece a la venta, en sus sesiones de los próximos días 17 y 18 de febrero, un retrato de Palafox muy poco conocido. Y cuenta, además, con el atractivo añadido de que fue concebido cuando Palafox se encontraba prácticamente 'en el campo de batalla', entre el primer y segundo sitio de Zaragoza. Además, la pintura tiene, de fondo, un perfil de la capital aragonesa tal y como era a principios del XIX.

 

La pieza es de reducidas dimensiones, 61,5 por 41 centímetros, y está atribuida a Juan Gálvez (Mora de Toledo, 1774-Madrid 1846). En la pintura está representado el general Palafox de pie, exactamente con el mismo rostro, vestuario y detalles que en el grabado que realizaron Gálvez y Brambila tras su famoso viaje a la capital aragonesa.

 

Los dos artistas fueron invitados por Palafox para tomar apuntes del natural de los estragos causados por el primer sitio. Visitaron Zaragoza en octubre de 1808 y realizaron numerosos dibujos, con los que posteriormente estamparon la serie de grabados al aguafuerte y aguatinta 'Ruinas de Zaragoza'.

 

Según Luis Sorando, especialista en la historia de los Sitios, el hecho de que Palafox vista igual en el grabado de la serie que en la pintura que sale ahora a subasta significa que "para la ejecución de ambas obras se utilizaron unos mismos apuntes, variando tan solo un pequeño detalle, y es el de que sobre las vueltas de la casaca Palafox luce dos entorchados dorados, al igual que en el delantero de su fajín, correspondientes al grado de teniente general, lo que permite datarlo como posterior al 2 de noviembre de 1808. Además, en su mano izquierda sostiene el bastón de mando indicativo de su empleo de capitán general, que a caballo no era visible".

 

La pintura fue atribuida en su día por Augusto L. Mayer a Francisco de Goya, adscripción que ningún autor ha seguido. Sin embargo, sí que parece que hacía pareja con el retrato de Agustina de Aragón, también de Gálvez, que se guarda en el Museo Lázaro Galdiano de Madrid.

 

La obra tiene un precio de salida de 18.000 euros. Se sabe que perteneció al experto húngaro Hevest, residente en Londres, y al morir éste pasó al coleccionista y mecenas D. Juan Saridakis, quien lo expuso durante años en su casa museo de Marivent, en Palma de Mallorca.

 

En 1980 pasó dicho edificio a ser residencia de la Familia Real, y las pinturas retiradas por sus herederos. El retrato fue subastado en la Sala Fernando Durán ( Madrid) el 7 de junio de 2005. Fue adquirido por el coleccionista madrileño Corral, por 37.500 euros.

Etiquetas