Ocio y Cultura
Suscríbete por 1€

FERIA ARAGONESA

Los artesanos apuestan por el diseño y la exclusividad para encarar la crisis

La Feria de Artesanía Aragonesa se puede visitar en el Auditorio de Zaragoza hasta el 8 de diciembre.

La Feria de Artesanía Aragonesa abrió ayer sus puertas en la sala Multiusos de Zaragoza
Los artesanos apuestan por el diseño y la exclusividad para encarar la crisis
VÍCTOR LAX

"No es solo el proceso, la artesanía añade valor a las cosas, les da algo que va más allá de lo funcional, está en el margen donde la industria no puede llegar". Lo dice Alberto Andrés, creador de la firma Barro a Mano junto a Elena Cambra. Ambos regentan estos días un stand en la Feria de Artesanía Aragonesa, que hasta el próximo 8 de diciembre puede visitarse en la sala Multiusos del Auditorio de Zaragoza.

 

Barro a Mano, que tiene su taller radicado en San Mateo de Gállego, es un ejemplo claro de la apuesta que desde hace ya un tiempo viene haciendo del gremio de artesanos por conectar lo hecho a mano con el diseño, conceptos que el gran público no suele asociar. "Parece que cuando hablamos de artesanía lo primero en lo que se piensa es en un cántaro, pero eso ya no es así", dice Alberto. En Barro a Mano, por ejemplo, se pueden encontrar piezas que rezuman sentido del humor, como un belén con guiños a Tim Burton, una hucha de barro con martillo incorporado o una lámpara infantil cuyo pie son otras huchas en forma de cerdito.

 

Esa imaginación, esa exclusividad es, según los artesanos, la tabla a la que agarrarse en la marejada de la crisis que, cómo no, también les afecta. "Tengo un amigo que dice que tenemos que andar 'ceramiqueando', capeando el temporal, pero también de esta situación se aprende", dice Alberto, optimista.

 

Cercana a sus opiniones está Sara García, de 900veinticinco, una original firma de joyería en plata. Para Sara, "aunque es indudable que ahora la gente se retrae más de comprar porque no tiene tanto dinero, hay un giro hacia lo artesanal, porque el público está saturado de ver siempre lo mismo". Para ella, la feria es un escaparate y una manera de entrar en contacto con una clientela a la que de normal no vería, ya que tiene el taller en El Burgo de Ebro.

 

Precisamente, encontrar algo que se salga de lo común, que escape a la uniformidad de las grandes cadenas, es una de las razones que llevaron ayer a Paula y Teresa, madre e hija, a la feria. "Venimos todos los años", explicó Paula, para quien "siempre está bien salirse de la ruta habitual de tiendas y ver cosas que tienen un valor especial".

 

Ese toque de distinción de la pieza concebida y fabricada por un artesano era también reivindicado por Susana Martín, especializada en trabajar en vidrio. Ella fue ayer la ganadora del concurso de esta XVI edición de la feria. Y lo hizo con una espectacular pieza realizada mediante una novedosa técnica que aprendió de una importante especialista norteamericana a la que conoció tras realizar un curso de la Real Fábrica de Crital de La Granja de San Ildefonso. La obra, titulada 'Natura', está realizada a base de hilos de vidrio. "La particularidad principal es que la pieza se saca del horno a 700 grados con unos guantes especiales y se trabaja en el acto. Son momentos de tensión en los que hay que trabajar rápido y muy concentrado", explica Susana.

 

El resultado, una bandeja de vidrio que parece hecha de hierba. Hubo además dos accésit en el concurso, 'Moebius, indigno homenaje a M.C. Escher', de Fernando Piró Mascarell, y 'Sueño con bosques de plata', de Mª Carmen Morillo Lalana y Alberto Andrés Martínez.

 

Para la ganadora, Susana Martín, la artesanía es una necesidad y la feria, "la culminación del año, una manera de ponerse en contacto con la gente y, por qué no, de educar al público porque todos necesitamos estar rodeados en casa de cosas bellas".

 

Úrsula y Pascual lo saben bien. La pareja, que compró unas velas, acude a la feria todos los años y, por ello, se permitió ayer realizar una crítica constructiva: "Deberían variarse más los puestos, porque si vienes todos los años, se hace algo repetitivo y además los artesanos deberían reciclarse más. Por ejemplo, hemos encontrado fundas para mecheros, o hasta para teléfonos móviles, pero... ¿por qué no para el iPod?". Dicho queda.

Más de cien talleres

En la presenta edición, la décimosexta, participan 106 talleres artesanos seleccionados entre las 190 solicitudes. De los artesanos que exponen y venden sus productos, 69 son aragoneses. El resto han llegado desde Francia, Portugal y regiones como Andalucía, Asturias, Cantabria, Castilla-La Mancha o Valencia. Entre la variada oferta, hay belenes, bisutería, gafas, calzado, cerámica, escultura, cerería, cuchillería, forja, cuero, encuadernación, esmalte al fuego y en frío, fibras vegetales, grabado e impresión, joyería, juegos tradicionales, madera, metal, muñecas, orfebrería, papel y cartón, reproducción de portalones, textil o vidrio.

Etiquetas