Ocio y Cultura
Suscríbete por 1€

ENTREVISTA

Alberto Gómez Ascaso: "El artista debe ser un alquimista que transforme el caos en armonía"

El artista zaragozano expone hasta el 5 de diciembre sus obras más recientes en la galería Carlos Gil de la Parra.

Alberto Gómez Ascaso, junto a su obra 'Instante'.
Alberto Gómez Ascaso: "El artista debe ser un alquimista que transforme el caos en armonía"
OLIVER DUCH

Hacía más de dos años que no exponía en Zaragoza. ¿Cómo ha planteado esta muestra?

Me hacía ilusión exponer mis últimas obras, aunque siempre me da cierto pudor mostrar las cosas que hago porque siempre tienen una parte íntima. Estoy contento porque ha quedado muy bien y la galería da mucho juego.

 

¿Estas obras están en su línea habitual o evoluciona hacia nuevos lenguajes?

Cuando trabajo no me planteo si hay cambios. Eso más bien se constata con la reacción del público y de los críticos. Cuando creo, me dejo llevar por lo que me apetece en ese momento, por lo que necesito expresar.

 

¿La búsqueda de la belleza está en el horizonte de todo artista?

Sí, supongo que todos tenemos un ideal de belleza. Yo, lo que procuro es buscar una armonía, porque me fascina la idea de encontrarla cuando trabajas fuera de las posiciones de los cánones clásicos. Mi interés está en encontrar una armonía desde mi perspectiva personal. Me satisface cuando veo que una escultura que está absolutamente desproporcionada y que no tiene nada que ver con la realidad, a la gente le parece que es realista. Eso me lleva a pensar que he conseguido una realidad distinta.

 

¿Le influye la época de crisis y de cierto caos que vivimos en esa búsqueda de la armonía?

Siempre he admirado a los artistas que viviendo en cualquier periodo de caos, a lo largo de la Historia, han sido capaces de absorber ese caos de la realidad para devolverle al mundo algo positivo. Me interesa más ese modelo de artista como alquimista que como mero creador que se limita a reflejar lo desagradable de la realidad. Debemos ser capaces de transformar ese caos en un cierto orden armónico.

 

¿Son buenos o malos momentos para el arte en Aragón?

Siempre es difícil y complicado vivir del arte en Aragón. Hay poca gente que pueda hacerlo y yo me siento afortunado de poder dedicarme exclusivamente a la escultura. No creo que estemos ahora mejor, siempre ha estado complicado. Además de las circunstancias exteriores, también hay que lidiar con el mundo interior en cada momento creativo.

 

Usted es artista y además tiene formación como filósofo. ¿Cree que con el arte se puede aspirar a cierta inmortalidad?

Puede que en el fondo también busquemos cierta permanencia en el tiempo. El ser humano siempre ha imaginado e ideado una continuidad, incluso en el más allá. Si queremos seguir viviendo después de la muerte, es comprensible que queramos también dejar cierta huella de nuestro paso por este mundo.

 

¿Cómo afectan las obras del tranvía a su obra 'Complicidad', instalada en la Gran Vía en 2002?

Esta misma semana la han levantado por las obras, aunque me han asegurado que se volverá a colocar donde estaba, seguramente para el mes de mayo del año que viene. Me gustaría que fuera así porque creo que la escultura se ha hecho ya un sitio y hay gente que piensa que lleva allí toda la vida.

 

¿Eso quiere decir que ya forma parte del paisaje urbano de esa zona de la ciudad?

Sí, es lo mejor que le puede pasar a una escultura, quiere decir que se ha integrado, ha echado sus raíces. No me puedo imaginar ya el paseo de la Gran Vía sin esa escultura.

Etiquetas