Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

PATRIMONIO PROTEGIDO

Declaran "zona arqueológica" un galeón hundido en Menorca

Las autoridades menorquinas han protegido los restos de un galeón de guerra de los siglos XVII o XVIII declarándolo "zona arqueológica submarina". El navío se encuentra a unos sesenta metros de profundidad en la costa norte de la isla.

El Consell de Menorca ha declarado "zona arqueológica submarina" los restos de un galeón de guerra de los siglos XVII o XVIII y también adoptará medidas de vigilancia para evitar daños, expolios o deterioros.

Los restos se encuentran a unos sesenta metros de profundidad en la costa norte de la isla, según ha informado el conseller de Cultura y Patrimonio de la institución insular menorquina, Joan Lluís Torres.

Se ha encargado un informe de valoración sobre el estado del yacimiento, así como de los materiales que contiene para determinar las actuaciones a realizar, dando prioridad a su "protección".

El pecio fue descubierto el pasado verano por un pescador de Fornells, Félix Ripoll, que informó al EcoMuseo del Cap de Cavalleria, situado a poca distancia del yacimiento.

Fernando Contreras, director del mismo, se puso en contacto con la fundación Argo Maris y con el Consell de Menorca, tras comprobar que se trata de los restos una embarcación de guerra que se hundió a poca distancia del litoral menorquín.

Las inspecciones realizadas mediante tecnología por control remoto han constatado la presencia de restos evidentes de un barco naufragado a unos sesenta metros de profundidad.

Estos restos, diseminados en un radio de cuarenta metros incluyen algunas anclas de gran tamaño, cañones de hierro y maderas de la estructura del barco.

Trabajos arqueológicos

Una vez realizados los primeros trabajos de prospección arqueológica, dirigidos por el equipo de arqueólogos del Ecomuseo Cap de Cavalleria, se ha presentado a la Conselleria de Cultura y Patrimonio del Consell de Menorca un fotomosaico realizado a partir de más de 2.000 fotografías submarinas zenitales.

Gracias a este documento gráfico, los arqueólogos del Ecomuseo Cap de Cavalleria han inventariado 17 cañones de hierro, todos ellos con una longitud de unos dos metros. También han sido identificadas cuatro anclas, dos en la proa y dos en la popa, todas ellas de grandes dimensiones.

Técnicos de la dirección de Patrimonio, así como investigadores del Museo Arqueológico Nacional de Arqueología Subacuática de Cartagena, han certificado que puede tratarse de un barco de gran interés histórico, por lo que han solicitado se extremen las medidas de protección y vigilancia para evitar expolios.

Etiquetas